Ulysse Nardin y su homenaje al “oro negro”

6106-131_E2-Oil_Amb

Una de las características que más sorprende en la alta relojería es la capacidad que los creadores tienen de plasmar los más variados temas en sus carátulas y en sus movimientos. Ulysse Nardin lo logra con gran maestría en cada una de sus piezas y las que ha presentado este año no son la excepción. En esta oportunidad les hablaré del Hourstriker Oil Pump, última pieza de la colección Excepcional de la Manufactura.

Y no podría pertenecer a otra colección ya que se trata de un reloj que rinde homenaje a la industrialización de una manera… excepcional.

Su carátula esmaltada en negro y delicadamente grabada a mano en oro, encarna la magnitud de los yacimientos petrolíferos y del ritmo armónico de sus bombas de extracción en actividad, desentrañando el “oro negro” para abastecer al mundo entero.

El Hourstriker Oil Pump encarna el poderío por eso está disponible en una edición limitada de 18 piezas en oro rosa y 18 en platino. El realismo de su carátula le confiere un fuerte atractivo y la meticulosidad de sus detalles nos lleva hasta el interior del reloj, absortos en la escena. El reloj cobra aún más vida gracias a los Jaquemarts que representan las palancas de los pozos. Esas fascinantes figuras animadas se mueven de arriba abajo al ritmo del gong que da las horas –al paso de la hora, o a demanda. Las bombas de extracción se mueven en sincronización con el martillo golpeando el gong. A pesar de tener un mecanismo muy complejo, el Hourstriker Oil Pump es muy fácil de llevar. El mecanismo de sonería se activa o se desactiva con una simple presión en el pulsador. Cuando el indicador de sonería apunta al reloj de arena (situado a la izquierda), la sonería está desactivada y si indica el punto, el mecanismo se activa. Además de ser pionero en el resurgimiento de este mecanismo, Ulysse Nardin sigue siendo también una de las pocas Manufacturas en incorporar los Jaquemarts a sus relojes.

 Dominio en el arte del esmaltado

Ulysse Nardin se ha distinguido por su savoir-faire en el arte del esmaltado, una disciplina muy valorada en la industria y por supuesto por los coleccionistas. Para la creación de esta pieza especial, la Manufactura suiza ha querido ir aún más allá de sus propios límites al integrar la compleja técnica del grabado a mano. Como primer paso, el maestro artesano en grabado a mano realiza la forma de la placa en oro, definiendo el espesor de las celdas, moldeándolas para crear escenas realistas. Posteriormente, el artesano en esmaltado acaba el proceso de esmalte rellenando cada celda con esmalte negro genuino en polvo húmedo antes de calentarlo hasta que se funde. Cuando la superficie ya está fría, se pule a mano para quitar el excedente del esmalte y resaltar todo su brillo. Y para terminar, el maestro artesano en grabado a mano aporta el toque final para dar vida a los pozos, bombas de extracción y el paisaje. Es así como el Hourstriker Oil Pump encarna la quintaesencia de la alta relojería, fusionando tradiciones ancestrales en relojería con una tecnología de punta para crear una pieza que rinde homenaje al mundo de los negocios. Admírenla en todo su esplendor.

Acerca de 

Comunicóloga especializada en medios impresos y electrónicos. Escribir me apasiona tanto como la alta relojería con su preciso y encantador tic-tac.

One Comment

  1. Geraldo Siqueira 2 julio, 2015

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: