TimeWalker llevado al ¡¡¡Extremo!!!

Captura de pantalla 2014-02-26 a la(s) 11.31.52

Un reloj digno de acelerar nuestros mayores deseos; pieza de tecnología y vanguardia que late al interior de una arquitectura sumamente deportiva, casi como un reloj concepto, pero llevado al extremo y materializado para usarlo a diario gracias a la resistencia del diamante.

DLC – Diamond Like Carbon

MB_TimeWalker-Extreme_111197_mood-blackUn tratamiento que seguramente habrás escuchado, pero ¿sabías que se desprende de un proceso químico-electrólisis que recubrirá la superficie como si se tratara de atesorar su estética? Así de impresionante es este baño que, además aporta un nivel de innovación y deportividad a la relojería de lujo. Pero ¿cuál es la intención de cuidar esta pieza de relojería? La respuesta reside en su calibre interno seriado MB 4810, que late a 28,800 a/h, es decir a 4 Hz, lo que equivaldría a un elevado número de revoluciones si habláramos de un automóvil, y que posibilitará al afortunado poseedor del TimeWalker Extreme Chronograph DLC, la acción de medición segundos de manera precisa y clara.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Igualmente su carátula expresa el sentido relojero más puro y emocionante, pues comulga con la fácil lectura y el look particular de un cronógrafo, que incluye tres sub-carátulas en posición de las 6, 9 y 12 h, elementos suplicados de SuperLumiNova® para garantizar su visualización incluso en condiciones de luz desfavorables. La coloración seleccionada para el conjunto, añade las tonalidades rutenio-antracita y gris, que contrastan claramente con la muñeca e invitan a mirarla con detenimiento, mientras que los valores artesanales de la alta relojería de Montblanc salpican al “Extreme” con un tipo de materiales de última generación como: Vulcarboné-cautchouc, un tipo de correa fabricada para resistir cualquier tipo de inclemencia, pero que además ofrece una sensación al tacto muy parecida a la piel.

 

 

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: