The Subcraft, lectura lineal por RJ-Romain Jerome

¿El tiempo está cambiando? En realidad no, y muy lejos estamos de dicha aseveración, pero lo que sí se modifica es la RJ ROMAIN JEROMEtendencia en sus indicaciones. Es decir, podemos visualizar la lectura y memoria del tiempo a partir de agujas, líquido, sonidos, etc, y dicha creatividad obedece a un momentum de inspiración que nos remonta –inmediatamente– a la gloriosa década de los años 70, o mucho antes.

Con RJ-Romain Jerome sabemos que podemos esperar cualquier cosa, pero no por ello deja de sorprendernos. Apenas arranca Baselworld y Manuel Emch demuestra que se puso en contacto con su amigo Alain Silberstein, un prestigioso diseñador RJ Romain Jeromede relojería francés de nacimiento, que piensa fuera de la caja y no teme a los desafíos, además de echar mano de su colaboración con Jean-Marc Wiederrecht y su compañía Agenhor para la creación del movimiento hace algunos años, una fórmula ganadora sin lugar a dudas.

El resultado ha sido una máquina y un mecanismo que posibilitan la indicación lineal, lateral, retrógrada y saltante de las horas gracias a una digitalización del tiempo en función de una mecánica compleja llamada: RJ2000-A, un movimiento de carga automática que latirá a 4 Hz durante al menos 36 horas, y es que el consumo energético de esta pieza es sumamente demandante. Se trata del mismo calibre utilizado en la brillante pieza Spacecraft mostrada hace un par de años justo en el marco de Baselworld, pero que ahora recibe líneas curvas con la colaboración de Silberstein en comparación al trabajo realizado con Eric Giroud, diseñador de la nave espacial RJ.

Así pues, The Subcraft lanza una propuesta en caja de titanio grado 5 y titanio recubierto con PVD negro con limitación a 99 piezas, las cuales estarán llegando al mercado de acuerdo a la demanda ejercida por el gusto de los países y sus representantes a la compañía con sede en Suiza.

3…2…1 ¡¡¡The Subcraft!!!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: