Runaboat, a favor de la genialidad

¿Qué define a la excelencia? ¿Cómo se consigue la perfección? Quizá sean palabras bastante difíciles de comprender y amarradas a la Frederique Constantdefinición propia de cada ser humano, es decir, lo que para usted pudiera ser una simple lancha de motor, para otra persona es una obra de arte, y todo ello en comparsa con el tiempo, pues cuando se realiza una obra como las que creó Carlo Riva en la década de los 50, esto en el siglo XX, el único reloj que se mira es el que marca el día y la noche…

No obstante, cuando se trabaja en un artículo que mida el tiempo de manera artesanal, mecánica y bella, debemos pensar que la Manufactura no descansa hasta conseguirlo, y podremos suponer que ese nivel de trabajo, paciencia y dedicación se ve duplicado en la horología; ya sea que se pula una caja chapada de oro rosa de 18 quilates, o se lije una superficie de madera para dotarla de una resina que le confiera durabilidad, resistencia e impermeabilidad, cada uno de estos aspectos está ligado gracias a lo mismo: el deseo de la excelencia y la perfección.

Frederique Constant

Lo que está usted a punto de observar, es el trabajo de una casa relojera que se vio inspirado por la paciencia de Carlo Riva desde 1998, y fue gracias a este espíritu que se creó la línea de relojes de Edición Especial y Limitada Runaboat. Este año el compromiso de la firma independiente sigue, y es así que hablamos de una dualidad de referencias marcadas: FC-393RM5B4  (chapada en oro) y  FC-393RM5B6 (acero), que han sido animadas por el calibre FC-393 de carga automática con módulo de cronógrafo, mismo que latirá de manera ininterrumpida por no menos de 46 horas a una velocidad de 4 Hz.

Frederique Constant

Cabe destacar que un porcentaje de las ventas será destinado a la conservación de las obras de Riva, mediante la Riva Historical Society, continuando así  con el patrocinio y compromiso de la marca con la cultura de lo hermoso. Abrazados a la muñeca mediante una correa de becerro con estilo cocodrilo y cierre desplegable, los relojes se entregan en un estuche especialmente diseñado, y junto al instrumento, un Runabout de madera en réplica.

Felicidades a Frédérique Constant, Peter Stas y Aletta por su compromiso con el arte, la destreza y la excelencia humana.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: