Relojería y joyería, unión perfecta de Richard Mille

Hace dos años, Richard Mille presentó en el SIHH el tourbillon RM 026 como símbolo de la unión entre la alta relojería y la alta joyería. En 2013, el RM 26-01 viene a unirse a la familia de los relojes joya, con el panda gigante como protagonista.

El panda gigante tiene fama mundial y posee un poder de seducción increíble, lo que se explica en parte por su aspecto simpático. Históricamente, el panda vivía en las regiones montañosas y en las planicies del centro oeste y del sudoeste de China. En la actualidad especie protegida, el panda se preserva en las regiones montañosas de las provincias de Sichuan, Shaanxi y Gansu en China central.

RIchard Mille Tourbillon RM 26-01 Panda.

RIchard Mille Tourbillon RM 26-01 Panda.

Símbolo de la inocencia y de la amistad, el panda gigante es una criatura encantadora y querida en todo el mundo, símbolo de la paz. Además, está considerado como un “tesoro nacional”, emblema de la nación china. A lo que hay que añadir que se trata del embajador mundial de las especies en vías de extinción.

También te puede interesar   Bvlgari Lvcea Skeleton, el arte de la arquitectura mecánica al servicio de la mujer

El nuevo calibre tourbillon RM26-01 posee una platina mecanizada de ónix negro, una variedad de calcedonia que pertenece al grupo de los cuarzos criptocristalinos y que está compuesto de dióxido de silicio (SiO2). Las variedades de ónix con bandas paralelas rectilíneas negras y blancas forman parte de la familia de las ágatas, mientras que las piedras completamente negras se conocen generalmente por el nombre de ónix negro.

Se dice que esta gema absorbe las energías negativas y aporta una gran estabilidad emocional a la persona que la lleva. Por todo ello, se considera que el ónix negro es una piedra que protege contra los pensamientos negativos y encarna el equilibrio y la inspiración.

También te puede interesar   Piaget Altiplano 900P: el reloj mecánico ¡más plano del mundo!

Esculpido en oro blanco de 18 quilates, el panda está completamente engastado de diamantes y de zafiros negros. El panda integrado en el tourbillon se desplaza en su elemento natural, un bosque de bambú cuyas hojas y corteza, de oro amarillo, están esculpidas y pintadas a mano. Una auténtica proeza artística e imaginativa. Esta simbiosis entre la alta relojería y la alta joyería seducirá a todos aquellos que han tenido el privilegio raro de admirar el panda en estado salvaje.

El tourbillon RM 26-01 es una edición limitada de 30 artículos de oro rojo y oro gris de 18 quilates.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: