Precisión extrema: Longines Conquest V.H.P.

¿Qué hay que saber de un reloj?

Que mide el tiempo y que mientras más preciso sea también es más confiable, no obstante en la relojería mecánica no podemos hablar de exactitud máxima debido a los diferentes enemigos naturales de la relojería.

Longines goza de una historia máxima en la búsqueda incansable por desarrollar la mejor horología disponible basándose en su departamento de Investigación y Desarrollo, y también en una legitimidad deportiva que lo ha propuesto a cronometrar eventos de talla mundial. Es así que en 1954 presentó su primer reloj regulado por cuarzo, un mineral que vibra de manera estable a partir de descargas eléctricas modificando el isocronismo de una espiral para favorecer una medición divisible de manera exacta y muy superior a la frecuencia tradicional del reloj.

LonginesVHP-L3.717.4.66

Datos para la historia 

El cuarzo en Longines se presentó en el Observatorio de Neuchâtel en 1954, y gracias a él su Chronocinégines, instrumento que determinaría el camino de la cronometría en la marca, siendo capaz de realizar 100 tomas por segundo para distinguir la posición de los atletas al momento de cruzar la meta. Para 1969 se lanzó el “Ultra-Quartz”, primer reloj de pulsera producido en serie dotado de un regulador de cuarzo, y en 1984 un calibre de cuarzo de alta precisión equipa al primer Conquest V.H.P. (Very High Precision).

El nuevo Conquest V.H.P.

Recuperando los hitos de la relojería de Longines, el Conquest V.H.P., está dotado de un movimiento desarrollado en exclusiva por ETA para Longines, un movimiento de altísima precisión para un reloj analógico, cuyo rate de precisión es de (± 5 s/año), es decir: un reloj mecánico tradicional de precisión certificada por el COSC tiene una desviación aceptada de -4+6 segundos diarios. Adicionalmente es capaz de reiniciar las agujas posterior a la exposición a un campo magnético o después de un choque, todo gracias a un sistema de detección de posición de rodaje (DPR).  Estas ventajas que le confieren una precisión extrema y básicamente inalterable, además se añade una pila de larga duración, así como un sistema de calendario perpetuo, es decir, el fechador hará diferencia en cada día del mes teniendo conocimiento de los cambios en febrero y en meses de 30 y 31 días. En el más puro estilo Conquest, línea deportiva por excelencia, este excepcional reloj combina alta tecnicidad y estética dinámica.

Modelos:

Tres manecillas con fechador: caja de 41 y 43 mm de diámetro en construcción de acero inoxidable; cronógrafo: en cajas de 42 y 44 mm de diámetro, cuenta con totalizadores de 30 minutos, 12 y 9 horas, además de un contador de segundos en el centro. En cada modelo se cuenta con una corona electrónica para las correcciones, mientras que un indicador EOL exhibe la vida útil de la batería. Las carátulas pueden ser seleccionadas en color: azul, carbón, plata o negro, mientras que los brazaletes son de acero inoxidable.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: