Perrelet repasamos su colección, Basel 2015

Perrelet cuenta con tres fechas importantes en su historia: la primera es 1777, año de la fundación de la marca, que coincidiría con la popularización del invento que transformaría a la relojería para siempre: el reloj perpetuel (automático). La segunda fecha llegaría en 1995 con la invención del doble rotor, que liga a la masa oscilante situada en el anverso de la pieza con una misma al frente de la carátula llevando a la complicación al siguiente nivel, y la tercera es ahora, con una reintegración de la colección y una ejecución de producto mucho más aterrizada.

El mismo espíritu pionero de Abraham-Louis Perrelet, nacido en Neuchâtel en 1729, es replicado a través de sus generaciones familiares, pero comencemos entonces con este breve resumen de historia, una muy amplia y de enorme importancia puesto a las invenciones que hoy por hoy, más de dos siglos después de haberse generado, continúan animando al corazón de la relojería de pulsera. El Perpetuel, un instrumento que debería cargarse de manera autónoma a partir de un primer impulso fue desarrollado en la cabeza de Abraham-Louis desde 1770, y presentado en 1777 para deslumbramiento y alumbramiento de los genios relojeros contemporáneos, incluyendo a Abraham-Louis Breguet, adelantándose a su época debido a que durante esos años y en ese siglo todavía no se generaba el instrumento horológico para la muñeca, no obstante, se sabía que dicho aparejo no duraría por siempre en el bolsillo del caballero o en el cuello de las damas.

Así comenzamos con la explicación de una línea que se ha reducido a tres ejes fundamentales en producto: una línea clásica llamada First Class, la emblemática Turbina y la colección para mujeres. La reducción de referencias en este portafolio es máxima, por lo que su mensaje se entrega de gran manera al mercado, que habrá de corresponder en si le gusta o no la línea conductiva entre pasado y futuro de la marca.

Destacamos la presencia del First Class con caja de 42 mm y precio de entrada ligeramente superior a los tres mil dólares, mientras que en su versión doble Rotor encontraremos ediciones limitadas con la masa oscilante al frente, calibre esqueletado y diferentes materiales como: correas de piel de cocodrilo marrón y negro, y una versión de aniversario limitada a 77 piezas de oro rosa de 18 quilates.

Pasando a la línea de turbina, los modelos se ofrecerán en 44 y 48 mm de diámetro, mismos que exhiben un hermoso tratamiento PVD para la caja e indices, y a su vez el emblemático mecanismo de “vuelo” de turbina al frente.

Siguiendo con la colección, el Turbine Pilot fue un éxito total gracias a su regla de cálculo y proximidad con una verdadera turbina de avión, por lo que se lanzan ediciones de acero y PVD chocolate en sumatoria a la tendencia por este bello color. Dentro de esta línea de producto encontraremos una complicación sumamente congruente con el día a día de los pilotos, es decir el GMT o segundo huso horario. Estas piezas se entregan con correa de piel o caucho color azul a juego. Finalmente, la línea de mujeres recibe particular atención en el doble rotor, enfocándose a una creación sumamente femenina con madreperla, acero y diamantes, que harán de cada referencia el elemento esencial para completar el outfit de la mujer líder, decidida…

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: