Parmigiani presenta un nuevo Bugatti, inspirado en el hiperauto llamado Chiron

Rotores y motores, sí otra vez, pero no cualquier motor, no cualquier rotor…

…Hablamos de la máxima cooperación técnica y estética entre marcas, se trata del nuevo Parmigiani Fleurier Bugatti Type 390, desarrollado en el marco del aniversario número 13 de esta asociación.

Bugatti es una firma de origen alsaciano que fue desarrollada por Ettore Bugatti en 1910. A partir del nuevo milenio es gestionada en venta y operaciones por el Grupo Volkswagen, básicamente una de las misiones que tuvo el entonces CEO, Ferdinand Piëch. Bueno, entrando en materia, la marca ha tenido la consigna de desarrollar vehículos de lujo y competencia, por lo que sus bólidos más recientes han descrito el exceso automotriz en su máxima expresión, pero esto no es algo malo, el mundo está lleno de excesos y son estos los que nos impulsan para llegar más lejos.

En esta ocasión, hace un año que se presentó el último bólido de Bugatti, el reemplazante del famoso Veyron. Su nombre es Chiron, y empuja con 16 cilindros y más de 1400 caballos de potencia. Una máquina de extrema precisión y poder, que sólo podía ser homenajeada por una firma similar, su partner Parmigiani.

Parmigiani Fleurier 

Nace luego de que el virtuoso Michelle Parmigiani desarrollara composturas para las más prestigiosas marcas de relojería en la historia. Parmigiani entonces se inspiró en recuperar la horología más fascinante y traerla a nuestro tiempo, todo ello apuntalado por la gran inversión-patronazgo de Sandoz Foundation. Una de las familias más acaudaladas de Suiza, y que sostiene un gran imperio farmacéutico fusionado con Novartis. Bueno, con este capital se decidió desarrollar una Manufactura relojera, que hiciera todo en Casa: componentes esenciales de regulación, cajas, brazaletes y hasta los tornillos. Es así que Parmigiani tiene 5 sedes, pero la central es Fleurier.

Asimismo, cuando la firma decidió acercarse a Bugatti se pensó en un hipereloj, y el resultado nos ha traído novedosas piezas como el Type 370 o el Supersport.

El mecanismo básicamente se rige por un sistema de engranaje planetario y un sistema de acoplamiento de cañón triangular coaxial, todo contenido en una caja articulada curvada a 12 grados y que posee un diferencial de engranaje cónico y un limitador de par. La pieza contiene un tourbillon volante con rueda de balance de inercia variable y espiral con curva Breguet.

Ahora bien, la indicación del tiempo en este ejemplar ha sido desarrollado de manera rectangular con un ángulo mejor orientado al usuario y con total legibilidad. Esta pieza goza de dos barriletes que liberan 80 horas de autonomía a 4 Hz, las cuales se muestran de manera ingeniosa en la sección tubular de la referencia.

Finalmente, la referencia se produce en oro blanco o rosa de 18 quilates con 42.2 mm X 57.7 mm de diámetro, sin embargo, por su ángulo se posa bien en la muñeca. La pieza se ofrecerá en limitación de 10 piezas para el planeta entero, a un precio de 295 mil francos suizos y no, no se vende junto con el Bugatti de 2.5 millones de euros.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: