Omega y su relación con la Luna 45 años después

Hace un año fuimos testigos de su lado oscuro, así se llamó el Speedmaster de aquella ocasión que celebraba uno de los momentos OMEGAmás importantes para la raza humana en su paso por la Tierra, es decir, el alcanzar la Luna, satélite natural que debía ser conquistado y estudiado.

Hoy, 45 años después, la maestría en los movimientos y su perfección ha sido alcanzada, todo ello gracias a la tecnología que OMEGA imprime a cada uno de sus guardatiempos, pero también gracias a la estética que ejemplifica el avance sustancial en cada uno de los rasgos de una pieza destinada a vivir fuera de la atmósfera.

OMEGAPoniendo en contexto, corría el año de 1969 cuando seis tripulantes alunizaron portando un OMEGA Speedmaster, incluyendo a Buzz Aldrin, quien vistiera en su muñeca un “Moonwatch”, pieza original robada o perdida hasta la fecha, como es la sospecha. Buzz destaca que posterior al alunizaje famoso el cronómetro electrónico de la aeronave se averió, razón por la cual Neil Armstrong confió a él su Speedmaster y en consecuencia sería Aldrin quien portara en el pulso un OMEGA de ese mismo año. Si recordamos al guardatiempo de aquel año, sabremos que estaba dotado de un movimiento mecánico de cronógrafo al interior de una caja de acero inoxidable de 42 mm, cristal Hesalite inastillable y resistente a la presión, además de exhibir un color negro en la carátula, a juego con el bisel graduado con escala taquimétrica.

Hoy, a manera de homenaje y de acuerdo a los colores de la Luna y los del módulo lunar del Apolo 11, OMEGA genera una Edición Limitada en caja de titanio gris de 42 mm totalmente cepillada con un toque de oro Sedna™ de 18 quilates. Continuando con la parte estética, la carátula negra en PVD cuenta con contadores de 30 minutos y 12 horas con pequeño segundero, mientras que los elementos en relieve realzan la tridimensionalidad de la misma, confiriéndole detalle al máximo, cual si se tratara de la superficie Lunar. Su fondo, atornillado de acuerdo a la leyenda exhibe una frase grabada que lee: “FLIGHT QUALIFIED BY NASA FOR ALL MANNED SPACE MISSIONS”, “THE FIRST WATCH WORN ON THE MOON” y “APOLLO 11, 45TH ANNIVERSARY, LIMITED EDITION, 0000/1969”.

Finalmente, y para evitar que la pieza posea un juego en la muñeca, el Moonwatch de este año se ajusta gracias a una correa de NATO, que no es más que un nylon recubierto y reforzado, un material que se utilizó en la Segunda Guerra Mundial, y que ha regresado por sus prestaciones, pero también por la belleza del mensaje que aporta a la totalidad de la configuración.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: