Médor de Hermès

HERMESUn objeto que representa mucho más que un instrumento que guarda el tiempo, sino que también reconstruye la historia  de Hermès como casa especialista en arneses y en collares para perro desde sus inicios. Fue así que en 1993 se pagó un homenaje a este tipo de instrumento, pero se le concibió como un reloj, y hoy mismo se reinterpreta con el reloj Médor.

La pieza fue originalmente diseñada para las jornadas de caza europeas, en las cuales “el mejor amigo del hombre” acompañaba a su amo y por ello debía estar identificado, por lo que portaba un collar con un motivo claramente particular, no obstante durante los años treinta el peculiar diseño conocido como “clavos de París” sería utilizado en cinturones de vestir y posteriormente en brazaletes para las damas.

Actualmente Hermès ha decidido dar nuevos brillos a esta sorprendente pieza mediante un instrumento que indica el tiempo, pero que puede pasar –también– por una pulsera gracias a una pirámide que se remueve a demanda dejando ver una carátula discreta que exhibe las horas y minutos. Fabricada en diferentes metales: oro rosa o acero, con o sin diamantes, Médor de Hermès se puede encontrar en dos tamaños, mientras que el movimiento que da vida al tiempo es de cuarzo de fabricación suiza y las correas se pueden seleccionar en piel de becerro o cocodrilo de diferentes colores.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: