Los hermosos 50´s, Reverso de Jaeger-LeCoultre

JAEGERяeverso…

…Perdón, reverso, si quisiéramos evocar la excepcional idea que se tuvo al inicio de la década de los 30 para manufacturar un reloj que se protegiera girando sobre su propio eje y dejando ver su coraza protectora de acero, deberíamos pensar entonces en la maestría de La Grande Maison para hacerlo posible, todo ello impulsado gracias al deporte del polo, inherente a la historia de Jaeger-LeCoultre y de uno e los relojes más buscados por los coleccionistas a lo largo de su historia de más de 80 años.

No hace mucho vivíamos el aniversario de esta leyenda creada en 1931 bajo el espíritu del art-déco, pero cada año sorprende a esta redacción lo que la Manufactura con sede en Le Sentier, Suiza, es capaz de realizar partiendo de esta base tan llena de poesía e historia relojeras.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sucede que en los tiempos de post-guerra, toda Europa se encontraba golpeada y, a la vez, necesitada de nuevos bríos, un nuevo comenzar en las artes, la inspiración y los desarrollos que habrían sido herencia de los tiempos belicosos, es por ello que para estas fechas y tras el 17 aniversario de la excepcional y legendaria pieza, Jaeger-LeCoultre presentó un modelo concebido en ultra-plano, calibre que debía girar gracias a su caja rectangular y al mismo tiempo no ocupar dimensiones superiores a lo que la tendencia de la época marcaba como estética. Este año, Jaeger-LeCoultre recupera dicho concepto y códigos con el Grande Reverso Ultra Thin 1948, mismo que presentaba una extraordinaria conjunción de colores y línea cultural: carátula blanca opalina, índices y agujas en color azul y un segundero en punto de las 6 h, y todo ello abrazado a la muñeca gracias a una correa de piel de cocodrilo color negro. Si miramos la imagen y la comparación entre una pieza y otra, podremos darnos cuenta de un par de diferencias, no obstante la maestría para “reinterpretar sin alterar” con la que cuenta La Grande Maison es incuestionable.

Finalmente mencionaremos que el trabajo visual va de la mano con el mecánico horológico de la más alta talla, y sus 7,2 mm de excepcional delgadez, obedecen al perfil del calibre –822/2– de apenas: 2,95 mm de diámetro latiendo a una frecuencia de 21,600 alternancias por hora.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: