Los 40 vuelven a estar de moda Longines Heritage 1945

Esta pieza formó parte de los instrumentos de la época que determinaron las tendencias que hoy son tan apreciadas por los coleccionistas. Y si algo sabe una Casa con 185 años de existencia, es que este tipo de objetos regresan a la vida al con el tiempo.

Longines ha dejado huellas evidentes en la larga historia del diseño relojero. Respetando la estética atemporal de sus colecciones, la marca sigue inspirándose en sus raíces para incrementar su línea Heritage. En primer plano: un reloj de 1945, en tonos beige y cobrizos, reinterpretado en el espíritu y el respeto a las tendencias de aquella época, y que encantará a los amantes de la elegancia vintage y de la sencillez.

Rindiendo tributo a la tradición relojera que perdura desde hace 185 años, la marca suiza Longines se inspira de tanto en tanto en la riqueza de sus numerosas colecciones de antaño. El reloj The Longines Heritage 1945 se inscribe en este deseo de reeditar piezas cuyo diseño elegante supo perpetuarse al paso del tiempo gracias a su estilo atemporal. Va dirigido a quienes desean lucir un reloj de líneas puras y de estética inspirada en el pasado.

Elementos clave

La selección de su caja de acero con los tonos cálidos de su carátula cobriza cepillada, y los matices aterciopelados de su correa de cuero de color beige envejecido, son esenciales para entregar un resultado que enamora a primera vista. Esta armonía se ve realzada por agujas de acero azulado tipo “hoja” para las horas y minutos, y tipo “bastón” para el segundero pequeño central. La vuelta de horas ostenta en alternancia números árabes y cabujones plateados, respectivamente calcados y embutidos en la carátula abombada que remata la pureza estética de esta pieza emblemática de mediados del siglo XX.

Mecánica

Dotado del calibre automático L609.3, que reemplaza al 12.68Z de cuerda manual utilizado en los 40, la pieza late a 4 Hz durante 72 horas de autonomía.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: