L’Epée, festejo por partida doble

Esta Manufactura tiene dos razones para celebrar: además del Swiss National Day, hoy  también es su 175 aniversario.

Auguste L’Epée creó esta marca en 1839 y eligió un día especial: el 1 de agosto.

Auguste L'Epée.

Auguste L’Epée.

Desde entonces comenzó a escribir una peculiar historia, primero como fabricante de cajas musicales y más tarde, con el fin de diversificarse y desarrollar una fabricación más grande, decidió crear y desarrollar escapes para la industria relojera. Esta decisión convirtió a la Manufactura en el mejor lugar para adquirir escapes para relojes de lujo de la época, por los que además fue multipremiada.

A finales del siglo XX, L’Epée lanzó una colección de relojes de lujo, principalmente de escritorio, piezas realmente apreciadas alrededor del mundo.

Entre los seguidores de la marca, se pueden contar con la Familia Real Británica, el Papa, los expresidentes franceses Mitterrand y Chirac, así como Ronald Reagan.

58babc1d-86f7-4f49-ba87-968bf4eb0c4b

En 1976, L’Epée se unió a la famosa historia del Concorde, sus relojes volaban por el mundo con este avión supersónico. Luego, en 1994, se da el boom de las grandes construcciones dando origen al Regulador Gigante el cual después de varios meses de investigación, desarrollo y montaje, se exhibió como el reloj más grande del mundo en el Museo del Louvre, en París, pesando 920 kg de los cuales tan solo el movimiento era de ¡120 kg!

Hoy en día, L’Epée es una marca suiza basada en el Jura, que gracias a la guía de su CEO desde 2009, Arnaud Nicolas, ha transformado con éxito a los tradicionales relojes de escritorio en algo muy moderno.

Para resumir todo el trabajo realizado en la elaboración de todos estos años y gracias a la colaboración con diferentes artistas de la relojería, ahora presenta una nueva colección que incluye obras maestras como la Starfleet Machine creada para conmemorar su 175 aniversario.

Acerca de 

Comunicóloga especializada en medios impresos y electrónicos. Escribir me apasiona tanto como la alta relojería con su preciso y encantador tic-tac.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: