Las “Relaciones Exteriores” de F.P. Journe

Captura de pantalla 2014-04-18 a la(s) 10.59.04F.P. Journe valora la historia francesa que, finalmente, dio brillo a su relojería, es así que para la celebración del primer medio siglo de relaciones internacionales entre Francia y La República Popular China, la casa relojera ha decidido transformar este momento en una medición de tiempo muy al estilo de F.P. Journe, es decir: precisa, hermosa, de manufactura.

Hace 50 años del inicio de las relaciones comerciales bilaterales entre los países anteriormente citados, acción que comandaron los Presidentes de Gaulle y Mao Tse Tung comenzaron la apertura de este intercambio comercial, mismo que ahora se ha establecido con fuerza al paso del tiempo.

Captura de pantalla 2014-04-18 a la(s) 10.58.39

F.P.JourneF.P. Journe se une a la celebración a medida en la que entrega un par de referencias de edición especial para conmemorar este momento histórico. El primero lleva por nombre Octa Lune Automatique, y se viste en caja de platino para la exhibición de las horas, minutos, segundero pequeño, gran fecha y fase de Luna, siendo importantísima y a destacar su amplísima reserva de marcha, de hasta 120 horas. Todo ello posibilitado gracias a su movimiento de manufactura de cuerda automática que late a una frecuencia de 3 Hz.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las señoras tampoco se quedarán con las ganas de celebrar esta mitad de centenario, pues para ellas se ha destinado el Elégante en caja de platino y con carátula de jade. Este modelo presenta un espectacular sistema electrónico añadido para la conservación de la energía, es decir que el movimiento electromecánico se detiene y reinicia de manera automática cada que se requiere. Pasados 30 minutos de no requerir las informaciones, la pieza lo detecta y se detiene, para volver a iniciar el ciclo de trabajo buscando el camino más corto para la recuperación exacta de la señalización del tiempo.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: