La esencia suiza y elegancia deportiva del Alpiner de Alpina

Líneas claras, diseño esencial de la carátula, calidad intrínseca, fiabilidad y acabados de lujo caracterizan a la línea Alpiner contemporánea, inspirada en un modelo automático Alpiner de los años 50.

La Manufactura suiza, inventora en 1938 del reloj deportivo moderno, creó la línea Alpiner y la dotó de modelos especialmente pensados para aquellos “alpinistas” distinguidos que valoran la elegancia sutil sin renunciar a las virtudes estrictamente relojeras. La combinación del cristal de zafiro “Glass Box”, que sustituye al cristal de hesalita del siglo pasado, y la carátula abombada con acabado rayos de sol con caja y asas bien definidas, confieren a los relojes un aspecto único, a la vez clásico y contemporáneo. El brazalete de tres eslabones contribuye a esta combinación inimitable de elegancia y rendimiento.

En la parte trasera de la caja de 41.5 mm se puede apreciar grabado el emblemático símbolo de los tres picos de Alpina, que representa las cumbres del Jungfrau, el Monch y el Eiger. El símbolo de los tres picos es el emblema de la marca alpina desde 1883.

Alpiner Automatic (AL-525)

Movimiento automático con fecha y tres agujas AL-525. Carátula con tres colores con acabado rayos de sol: plateado, negro y gris con índices y números de color oro rosa. Correa de piel auténtica o brazalete de acero inoxidable.

Alpiner Automatic Chronograph (AL-750)

Desarrollado a partir de los mismos principios y códigos que el Alpiner Automatic, el Alpiner Automatic Chronograph alberga el movimiento de cronógrafo AL-750 y cuenta con una escala telemétrica en la carátula para calcular la relación entre el tiempo y la distancia. Cuatro variantes de carátula: plateada, plateada con “ojos” verdes, negra y gris con índices de color oro rosa.

Acerca de 

Comunicóloga especializada en medios impresos y electrónicos. Escribir me apasiona tanto como la alta relojería con su preciso y encantador tic-tac.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: