La Colección 1966 de GP se enriquece con dos modelos

schreyer_1404471Cuando un reloj está consolidado como un ícono de la Manufactura que le dio vida, las reinterpretaciones resultan cada vez más interesantes. Este es precisamente el caso de las dos nuevas versiones que se incorporan a la famosa colección Girard-Perregaux 1966 que ahora se presenta con una caja en oro rosa de 18 quilates, una exclusiva carátula guilloché y además está disponible para dama y caballero.

Y es que esta pieza es una clara muestra de la discreta y atemporal elegancia de los grandes clásicos, ya que logra fusionar a la perfección la estética y la mecánica de la alta tradición relojera forjada por Girard-Perregaux a lo largo de los dos últimos siglos.

Uno de los aspectos destacables de este reloj es la carátula delicadamente redondeada que ostenta un magnífico trabajo en guilloché, muestra de la más prestigiosa de las decoraciones tradicionales relojeras. Por su parte, las doce secciones del estampado concéntrico se irradian desde el centro de la carátula para crear un delicado arabesco con reflejos opalinos plateados. Las horas están marcadas por índices en forma de bastón, recorridos por las agujas en forma de hoja características en la colección.

La caja en oro rosa luce discretas líneas además, cabe destacar que fue diseñada y producida en los propios talleres de la Manufactura. Su delicado bisel inclinado ha sido pulido en diamante para acentuar su elegancia y, en la versión femenina, está ensalzado con 60 diamantes lo que le da un toque de exclusividad. El fondo de cristal zafiro desvela el exquisito corazón mecánico de estos dos modelos, perfectamente alojados en cada caja desvelando notables acabados.

El movimiento automático ultra-fino GP03300 con su diámetro de 111/2’’’ líneas impulsa el modelo de 38 mm que es el de caballero. Este calibre, creado en los talleres de la Manufactura, atesora la longeva tradición de Girard-Perregaux en alta relojería garantizando la máxima fiabilidad y precisión. La platina y los puentes son dibujados, biselados, perlados y decorados con motivos Côtes de Genève. Está compuesto por 205 piezas y ofrece una reserva de marcha de 46 horas que oscila a una frecuencia de 28,800 a/h. Asimismo, el modelo femenino de 30 mm, está impulsado por el movimiento automático GP03200 de 10 1/2’’’ líneas de diámetro, 3.20 mm de grosor y un total de 185 componentes que custodian la masa oscilante en oro rosa 18 quilates, grabada con un elegante “tapiz” formado por el logo de Girard-Perregaux.

No cabe duda, la Manufactura exhibe una vez más el atemporal carácter de alta relojería de la Colección 1966 y la capacidad de constante reinvención de su longeva tradición con estos dos modelos, vestidos con una elegante correa en piel de aligátor con hebilla de oro rosa.

Acerca de 

Comunicóloga especializada en medios impresos y electrónicos. Escribir me apasiona tanto como la alta relojería con su preciso y encantador tic-tac.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: