Jaquet Droz emprende un delicado vuelo con The Charming Bird

Con la misión de crear obras de arte convertidas en creatividad relojera y mecanismos sin iguales, Jaquet Droz es internacionalmente reconocido por la concepción de instrumentos autómatas, mismos que surgieron de la mano de Pierre Jaquet Droz, en su primer atelier creado en 1738, el segundo más antiguo de la historia del relojería suiza, en donde se surgieron los primeros humanoides con movimiento.

Actualmente la firma continúa con la construcción de maravillas mecánicas, pero ahora con un acento contemporáneo en donde la tecnología también juega un papel fundamental, cumpliendo así con el sueño de Pierre Jaquet Droz a través de referencias como The Charming Bird, la cual surgió como resultado de la tradición, la herencia y la contemporaneidad.

Dotado de un calibre 615 de remonte automático que carga por medio de un rotor de platino, un solo barrilete y un espiral de silicio, The Charming Bird ofrece a su portador no solo un instrumento para leer el tiempo, sino un aliado que encanta a la vista y al oído

A través de su complicación “singing bird”, es posible escuchar una dulce melodía emitida por medio de un monousher que simula el canto de un ave. Esto es posible gracias a un sistema de pistones de aire, que toman la energía del barrilete en diferentes segmentos, el principio de todo instrumento autómata construido de manera mecánica.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La novedad de la más reciente edición de la pieza se centra en su caja de 47 mm en oro rojo de 18 quilates con anillo aplicado y una carátula grabada y pintada a mano con detalles de madreperla y subcarátula onyx, las cuales en conjunto proveen además una elegancia perceptible al instante. “El vuelo” del pájaro cantor tridimensional está situado a las 6 horas y ofrece un espectáculo en movimiento para todo aquel que lo observa.

¿Su reserva de marcha? De 38 horas para dotar al mecanismo de un funcionamiento como ninguno.

Por otro lado, el Grande Heure Minute Quantième Onyx goza de una amplia legibilidad dentro de una carátula en onyx negro e índices de oro blanco y una apertura a las 6 horas que exhibe la fecha, en donde un movimiento automático Jaquet Droz 1150.P late a una frecuencia de 4 Hz. Todo hospedado al interior de una caja de 39 mm en acero inoxidable. Además, como dato curioso, los amantes de relojería reconocerán la firma secreta de Jaquet Droz al reverso: un trébol de tres hojas sutilmente grabado en el movimiento de esta referencia.

Acerca de 

Defiendo mis ideales con convicción. Lo que más me apasiona en la vida es escribir, pues considero que es una forma de plasmar mis pensamientos y hacerlos trascender.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: