Jaeger-LeCoultre celebra la Mostra de Venecia con 3 modelos Rendez-Vous

Desde hace más de 12 años, Jaeger-LeCoultre se asocia a la Mostra de Venecia, y en esta ocasión celebra la cooperación a su más puro estilo.

Serán 3 Ediciones Especiales de la colección de relojes Rendez-Vous, una de las líneas femeninas mejor recibidas en los últimos años, y que exhibe el nivel máximo de creación y manufactura de la Grande Maison.

Rendez-Vous Sonatina Large

La caja ha sido desarrollada en oro rosa y está dotada de complicaciones excepcionales enfocadas en la mujer. Un sistema de sonería tipo alarma, dará aviso de la cita más importante del día, la cual será programada desde la corona mediante una aguja secundaria en forma de estrella. Además, la increíble complicación día/noche destaca en punto de las 6 horas. La pieza está animada por el calibre 735 de manufactura y las dimensiones totales de la caja se expresan en 38.2 mm de diámetro, mismas que destacan el carácter de una mujer que aprecia la belleza de la artesanía de JLC, pero que además es amante del carácter inherente a la mecánica.

En cuestión estética, el trabajo de la manufactura se ha centrado en la carátula, logrando una elaboración que requiere la práctica de tres oficios: el guilloché, la pintura sobre nácar y el engaste. En cada una de las piezas se exhibe una transparencia de color mágica, mientras que la pintura miniatura sobre nácar expresa algunos escenarios particulares según sea el caso. Una familia de pajarillos por descubrir entre el follaje, se pierde entre los colores de acuerdo a la configuración de cada pieza. Son ocho piezas de cada serie, 3, sin embargo cada dial es único e irrepetible, debido al increíble trabajo llevado a cabo de manera totalmente artesanal.

Las 3 edades del amor

Seducción: la primera etapa de este recorrido amoroso es la pieza Rendez-Vous Sonatina “Séduction”. Dos golondrinas que revolotean sobre un campo de lavandas, ofrecen un símbolo de libertad y felicidad mediante un escenario que va de los azules a los violetas.

Romance: después de la seducción viene el romance. Durante estos momentos tan especiales el corazón está lleno de la imagen del ser amado. En él destaca un martín pescador posado sobre la rama de un cerezo en flor. Símbolo de paz y prosperidad, el martín pescador, dotado de un plumaje azul y naranja, parece olvidar el tiempo.

Amor: representa el estado de gracia del amor. Dos urracas que lucen un espléndido degradado de verdes, del turquesa al verde agua, vuelan en la misma dirección, sobre unas peonias. Estas aves, símbolo de la felicidad, parecen regocijarse al unísono en su viaje en pareja.

Diamantes

Se dice que son los mejores amigos de la mujer, y con mucha razón. En este caso el engaste corre a cargo de los maestros artesanos de la Casa. Los diferentes tamaños de las piedras se engastan ya sea en el bisel, en un círculo interior y en la periferia que escolta a los numerales.

Finalmente, cada pieza se abraza al pulso mediante una correa de piel de cocodrilo pulida, a juego con los tonos esenciales de la referencia.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: