HUBLOT celebra 20 años de una leyenda en la cultura del cigarro: “The Fuente Fuente Opus X”

“El cigarro más raro del mundo”

Es considerado por fuentes y autoridades en la materia, su nombre es Fuente Fuente Opus X, y está celebrando el vigésimo aniversario, luego de que Carlos Fuente estableciera su fábrica de cigarros en 1980 en la República Dominicana.

La historia no siempre fue positiva, pues Carlos y su familia tuvieron complicaciones para conseguir que la planta del tabaco pudiera crecer en la región, y lo hiciera con la más alta calidad gracias a un sabor único y poderoso.

La visión de generar Fuente Fuente Opus X comenzó con un arduo trabajo de calidad, buscando la mejor planta de tabaco y consiguiendo adiestrar a los mejores torcedores de puros, quienes tuvieron que pasar 10 meses adicionales trabajando en el perfeccionamiento de este arte.

Requisitos del cigarro

Tenía que estar compuesto de 9 hojas de tabaco, mientras que otras fábricas utilizan 5 para sus prestigiosos modelos (uno para el envoltorio, uno para la carpeta y luego 3 hojas más para el relleno, el corazón del cigarro). Una vez laminados, fueron “colocados” para exponenciar el aroma del tabaco, buscando que se mezclen de manera armoniosa a partir de la maduración.

Asociación con HUBLOT

Viajamos a 2012 cuando la marca se juntó con la Fundación Fuente, producto de una amistad entre ambas Casas que tiene razón en la meticulosidad, fabricación, selección de los mejores materiales, producción organizada en talleres y, por supuesto la búsqueda de la excelencia.

El primer resultado celebró el centenario de la fábrica de puros, por lo tanto, hoy se retoma esta cooperación para crear tres modelos exclusivos (en serie de 20 relojes cada uno), y en respuesta al 20 aniversario del Opus X.

Cerámica, titanio y King Gold en estructura de 42 mm de diámetro para la caja, albergan el calibre HUB 1112 de cuerda automática con reserva de 42 horas de autonomía.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: