¡Hora de jugar!

WW-INVIERNO 2012. Dotado de un movimiento exclusivo, e inspirado más que nunca en los juegos de azar, Christophe Claret presentó en la pasada feria de alta relojería -Baselworld 2012- el flamante Baccara.

 

Se trata de un auténtico casino en miniatura que reúne tres juegos: ruleta, dados y por supuesto, bacará. Producido en Le Locle, el deslumbrante modelo sigue una línea de inspiración en la cultura del gambling, misma que dio origen a tres de las piezas más representativas de la marca: el DualTow, el Adagio y el 21 Blackjack.

Las cartas del bacará aparecen en la carátula como por arte de magia: en su parte inferior, las del jugador se reparten en tres ventanillas -rodiadas  o en oro rosa, según la versión-, mientras que las de la banca se disponen en la parte superior. Para barajar las cartas, el jugador acciona el pulsador situado a las 9 h, armando un muelle que a continuación hace girar simultáneamente los discos -de oro- sobre las que están impresas. A las 8 h, el pulsador permite repartir las cartas al jugador. Por último, a las 10 h, un tercer accionador organiza el reparto a la banca. Con cada apertura de hoja, tanto por parte del jugador como de la banca, se escucha un sonido. El martillo y el timbre catedral del mecanismo son visibles a través de una ventana lateral abierta en el canto y situada a las 2 h, prueba maestra de la imaginación sin límite, que también es digna de presumirse.

Como se mencionó anteriormente, la pieza ofrece también la posibilidad de jugar a los dados y a la ruleta. Para el caso del crasp, existen dos dados -1.5 mm de lado- alojados en una jaula situada a las 4 h, visible a través de una abertura en el canto del reloj, mientras que la ruleta se encuentra en el dorso del guardatiempo.

En cuanto a las complicaciones tradicionales, las funciones de reloj -horas y minutos- se añaden de manera natural gracias a sus manecillas centrales fabricadas en PVD  negro, en combinación con diversos materiales de acuerdo a su elección.

“El Baccara se inscribe en el campo insólito de expresión relojera original iniciado hace algunos meses por Christophe Claret: el de los relojes lúdicos e interactivos”.

Baccara White Gold

Baccara White Gold

 

Calibre: BCR09

Movimiento: mecánico automático

Frecuencia: 28, 800 a/h

Reserva de marcha: 72 h

No. de piezas: 538

Joyas: 40 rubíes

Funciones: horas y minutos; tres juegos: bacará, ruleta y crasp

Caja: 45 mm de oro blanco y titanio grado 5 con tratamiento PVD ennegrecido / Cristal: de zafiro

Carátula: titanio y zafiro ahumado con placa decorada con un dragón / Agujas: PVD negro y zafiro rojo

Correa: aligátor negro

Hermeticidad: 30 m

Edición limitada a nueve ejemplares

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: