Hommage de Roger Dubuis, con miras a SIHH

Mr. Roger Dubuis

Mr. Roger Dubuis

Cada día más cerca, la feria de alta relojería más exclusiva del planeta se vislumbra en el horizonte, y con ella las novedades de las marcas que participan año con año en Palexpo, sitio que hará tic-tac del 20 al 24 de enero próximos. No obstante, los que hemos tenido la oportunidad de asistir en los últimos años, nos hemos visto sorprendidos por un concepto relojero básicamente diferente, que paga tributo a cuatro mundos, un ADN que se convierte en lo que su creador deseó para la marca: Warrior, Player, Venturer y Diva, tren de engranajes definido como: Excalibur, La Monégasque, Pulsion y Velvet, que estarán recibiendo a un quinto elemento: Hommage, en respuesta al homenaje que su creador, Roger Dubuis, desea rendir a sus predecesores.

El padre espiritual de la marca, Mr. Roger Dubuis,  sirve de inspiración para generar un concepto basado en la relojería clásica tradicional, que recupere el estilo inequívocamente relojero artesanal, que sea capaz de exhibir los avances técnicos y la paciencia de la buena manufactura marcada con el Poinçon de Genève, claro está. Han pasado prácticamente 20 años desde que Roger Dubuis viera la luz como casa relojera, y continúa echando mano de los mejores materiales y artesanías para concebir las piezas más bellas que el hombre pueda imaginar. Sus códigos estéticos obedecen un nivel de excelencia a detalle, mientras que de la mano de Gregory Bruttin y Alvaro Maggini, el escenario relojero de Roger Dubuis 2014, continuará sorprendiéndonos como cada año, sino es que más.

Así es RD, una manufactura relojera que rompe los paradigmas y códigos mediante su exhibición, pero que respeta cada uno de los valores inherentes a la relojería tradicional rindiendo homenaje a través de cada una de sus piezas, pero dejemos ya la platica y vayamos a los “teasers horológicos” que Roger Dubuis comparte como regalo de Navidad…

 

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: