Homenaje a su leyenda: Longines Lindberg Hour Angle Watch 90 Anniversary

El primer vuelo trasatlántico en solitario y sin escalas lo llevó a cabo Charles Lindberg, y lo cronometró Longines. Así de simple y complejo es este auténtico momento histórico para la humanidad, y en cuestión relojera, un antes y después de las hazañas conseguidas por la firma de Saint Imier.

Todo sucedió el 20 de mayo de 1927, cuando en punto de las 7:52 h, el “Spirit of St. Louis” despegó del aeropuerto Roosevelt con destino al aeropuerto de Le Bourget, cerca de París. Al mando, un joven piloto estadounidense llamado Charles A. Lindbergh.

Luego de 33 horas y media, aterrizó en el aeropuerto de Le Bourget, tras el primer vuelo trasatlántico sin escalas y en solitario. Una hazaña que haría historia. Como Cronometrador Oficial de la Federación Aeronáutica Internacional, Longines también participó en la homologación de esta proeza al cronometrar el vuelo y luego al agregarlo a la lista de los récords aéreos.

La estrecha colaboración entre el aviador y la marca desembocó en el desarrollo del reloj de ángulo horario de Longines, que se ha convertido en un verdadero icono en la historia de la compañía. Diseñado por el propio Charles Lindbergh, en asociación con Longines, permitía determinar la longitud con precisión en vuelos de larga distancia. Pilotos o navegantes podían así orientarse con rapidez, eficacia y gran precisión. Se trata de una pieza que inspiró relojes de aviador en los años siguientes, no solo dentro de la marca, sino también fuera de ella.

Longines conmemora hoy el 90 aniversario de la hazaña de Charles Lindbergh y de su cronometraje con una reedición de este legendario reloj, producida en una serie numerada y limitada a 90 ejemplares: The Lindbergh Hour Angle Watch 90th Anniversary.

Tan impresionante como la pieza original, este modelo de 47.5 mm de diámetro −tamaño que facilitaba su lectura y su manipulación en la oscuridad y con las vibraciones de los aviones de la época– no dejará de llamar la atención en la muñeca de los aventureros de hoy en día.

Provisto de un bisel giratorio que permite la corrección de la ecuación del tiempo y de una carátula central giratoria para la sincronización al segundo exacto, este reloj indica, además de las horas, minutos y segundos, el ángulo horario en grados y minutos de arco. Finalmente, se abraza a la muñeca mediante una correa de piel color marrón estilo aviador con extensión para fijar el reloj incluso sobre una chaqueta de piloto. No sabemos cuántas piezas llegarán a México, pero sin lugar a dudas, las que sean estarán vendidas previo a su arribo.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: