Homenaje a los 50 años del Falcon – Bell & Ross

Bell & Ross Nunca debes olvidar tus orígenes; constituyen parte fundamental de tu estructura genética. Tal es el caso de la aviación para Bell & Ross, que se inspiró en la disciplina con alas para dedicar una colección relojera que tradujera el espíritu de las cabinas de pilotaje a la muñeca. Es así que la casa relojera de origen francés devela una colección en homenaje a la excelencia técnica de una aeronave legendaria, el Mystère-Falcon, un jet que rompió los paradigmas de la aviación civil y la trasladó el know-how militar en clase y puntualidad de traslados.

Obviamente esta colección devela un nivel técnico excepcional, al tiempo que su diseño recupera los aspectos más representativos del avión. La empresa Dassault Aviation, símbolo de la excelencia francesa en este rubro, fue la encargada de desarrollar esta increíble máquina voladora dedicada a los trayectos de negocios. Motivo por el cual, Bell & Ross ha creado la línea Heritage Sport Vintage, así como dos relojes de edición limitada para conmemorar el 50 aniversario del Falcon: Vendimia BR 123 y BR 126 Falcon.

Adicional a esto, las colaboraciones de la casa de relojes francesa con la industria de la aviación no se han hecho esperar. Durante el pasado mes de septiembre, una ceremonia se llevó a cabo en París, junto a Eric Trappier, CEO de Dassault, quien fue honrado con el primer reloj Falcon Vintage. Mientras que en China, la marca fortaleció su participación con su asistencia y cooperación en eventos importantes relacionados con el tema aeronáutico. De igual manera, Carlos Rosillo, viajó a Kuala Lumpur, para rendir homenaje a Madame Martine Dorance, Embajadora de Francia en Malasia.

“With this collaboration, we are pleased to echo Charles Lindbergh’s –“I’ve found the bird”– quote with “We’ve found the watch” at Bell & Ross. We are pleased to have captured the soul of the Falcon, which is its cockpit in a watch, where form follows function. So the watch really symbolises the wearer”: Carlos Rosillo.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: