¡Gran combinación! El Primero Tourbillon Zenith…

¿Por qué elevar la frecuencia de un reloj? 

Quizá en un tres manecillas la precisión se vea sustancialmente incrementada, pero en un cronógrafo, la frecuencia permite la medición de más episodios en un tiempo dado, es decir: entre más alternancias/semioscilaciones del volante, el crono podrá fragmentar en más ocasiones el tiempo, en el caso de El Primero, hasta en décimas de segundo.

¿Por qué incorporar un tourbillon? 

El torbellino se patentó en 1801 y, sin ser una complicación en el extenso sentido de la palabra ya que no añade información al reloj, la técnica inherente a su construcción debe ser perfecta. Por lo general, un mecanismo de tourbillon consta de más de 80 piezas y debe pesar menos de un gramo. Además debe rotar sobre uno o más ejes para nulificar el efecto que la gravedad ejerce sobre el volante llevándolo hacia el centro de la Tierra, deformando con ello a la espiral que modificará su isocronismo con esta incidencia y por tanto causará mayor desviación diaria.

ZENITH

 

Dejando constancia de lo anterior, estos dos sistemas trabajando en conjunto garantizan la precisión de un sistema de cronógrafo integrado, el mejor calibre de producción –de este tipo– que jamás se haya construido, no lo digo yo, lo dice la industria.

Tener un El Primero es de por sí parte de una cultura relojera madura, y añadir un tourbillon bueno, qué le digo, aplausos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En esta configuración el torbellino de 60 segundos (1 vuelta por minuto) se exhibe a las 11 horas, mientras que las horas y minutos parten desde el centro y los totalizadores se sitúan a las 3 y a las 6 en punto. Finalmente la trotadora posee una coloración a juego con las agujas suplementarias, ya sea en acero, o acero azulado. Existen tres configuraciones: oro rosa, acero o caja de titanio cepillado con carátula gris, todas de 45 mm de diámetro, espacio suficiente para albergar al calibre El Primero 4035D de manufactura y cuerda automática, que latirá a 5 Hz durante 50 horas de autonomía.

 

Las distintas referencias se sujetarán a su muñeca de coleccionista gracias a una correa de piel de caimán negra o marrón con forro de caucho y triple cierre desplegable a juego con el material de la caja.

 

 

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: