Golden Bridge: el comienzo de una nueva era

El novedoso y exclusivo calibre Corum CO313 le da vida al Golden Bridge de remontaje automático con masa oscilante lineal.

WW-VERANO 2011. El Golden Bridge, presentado en 1980, escribió un importante capítulo en la historia de la relojería gracias a su excepcional movimiento baguette. Treinta años después, Corum presenta la versión automática, con remontaje lineal, de este legendario modelo.

Pocos movimientos mecánicos han marcado a la relojería como el Golden Bridge, ya que su fabricación exige un conocimiento relojero fuera de serie. En el 2009, inspiró la creación del innovador y contemporáneo Ti-bridge, mientras que en el 2010 enmarcó la llegada del primer movimiento Golden Bridge Tourbillon. En el 2011, este fantástico linaje comienza una nueva era con la llegada del movimiento Golden Bridge de remontaje automático con masa oscilante lineal.

El novedoso y exclusivo calibre Corum CO313 que le da vida a este guardatiempos, fue objeto de rigurosas pruebas de laboratorio por más de cuatro años para su desarrollo. Está dotado de un volante de inercia variable, garantía de alta precisión en el tiempo, y de un barrilete miniaturizado para no romper la verticalidad del conjunto. Tanto la platina como los puentes son de oro de 18 quilates, combinando perfectamente con el oro de la caja, la cual luce una hermosa decoración guilloché vertical.

La complejidad de su movimiento

El calibre CO313, es uno de los muy escasos movimientos con masa lineal en el mercado, y en él se han logrado resolver los problemas de inercia propios de este tipo de movimientos mediante la utilización de un metal precioso y denso como el platino.

El principio que gobernaba el desarrollo del calibre Corum CO313 era proponer una masa lineal flotante y aérea guiada por rieles. Estos últimos fueron realizados en acero con un tratamiento teflón PTFE, mientras que las zonas de contacto del tren con los rieles son de cobre béryllium. Asociación que ofrece un rendimiento óptimo al conjunto.

El flamante Golden Bridge Automático ocupa su lugar en una nueva caja de oro rosa o blanco, más grande que la de sus predecesores (37.2 por 51.8 mm) y ligeramente curvada para ofrecer máxima comodidad al portador. Alternando superficies pulidas y satinadas, permite admirar el movimiento Golden Bridge Automático en todo su esplendor y desde cualquier ángulo.

 

Golden Bridge Automático

Calibre: Corum CO313

Movimiento: automático, con remontaje lineal

Frecuencia: 28,800 a/h

Reserva de marcha: 49 h

Caja: con cuatro cristales de zafiro, todos con tratamiento antirreflejante

No. de piezas: 194

Correa: en cocodrilo negro y hebilla de oro

Edición limitada a 130 unidades en oro rosa y 70 en oro blanco.

Acerca de 

Comunicóloga especializada en medios impresos y electrónicos. Escribir me apasiona tanto como la alta relojería con su preciso y encantador tic-tac.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: