Girard-Perregaux, el “escape” perfecto

Cinco años de desarrollo fueron necesarios para que la Manufactura consiguiera un nivel de precisión y exactitud nunca antes visto en la relojería mecánica gracias a un novedoso sistema que lleva por nombre: Echappement Constat.

Dicho mecanismo plantea la idea de una mejora sustancial en uno de los elementos más complejos presentes en un reloj tradicional: el sistema de escape, que se encarga de liberar la energía contenida en el o los barriletes de un guardatiempo, pero que presenta un problema tan común que en ocasiones, los periodistas y relojeros hemos aceptado como parte de la imperfección lúdica de la relojería mecánica.

 

Girard-Perregaux Echappement Constan

Girard-Perregaux Echappement Constan

Revolución técnica

El desafío de Girard-Perregaux consistía en controlar la fuerza con la que un mecanismo funciona en todo momento, es decir, entregar una fuerza constante en beneficio de la regularidad de la marcha de una pieza relojera. Para poner en contexto debemos abordar el funcionamiento del órgano regulador, que se encarga de normalizar el flujo de energía recibida del barrilete para animar el tren de engranajes y por consiguiente la indicación del tiempo a través de la rotación de las agujas.

 

Sistema de rodaje

“Click wheel”

Natural y lógicamente la energía que se define como precisión cronométrica era demasiado fuerte al comienzo (carga completa) e insuficiente al final, generando con ello un impreciso mecanismo que terminaría por representarse en el adelanto o atraso del reloj.

Escape Constante

Escape Constante

 

El principio de un escape de fuerza constante consiste en que éste restituya la energía constante al regulador (volante), independientemente de la cantidad de energía contenida en el barrilete, pero ¿cómo hacerlo posible?

Se trata de desarrollar un sistema que integre en el escape un dispositivo intermedio que sirva para acumular la energía hasta el umbral próximo a la inestabilidad y posteriormente transmitirla nuevamente y así sucesivamente. A diferencia de otros sistemas que ofrecen una fuerza constante basada sobre una media, los diseñadores eligieron una construcción doble y simétrica por una cuestión de equilibrio de las fuerzas al centro del volante, para evitar una concentración de restricciones en este lugar y garantizar así un punto de rotación completamente libre.

 

La delgada "hoja" está hecha de silicio, material altamente resistente, por lo que las fricciones -acumuladas a lo largo de los años- no afectarán su desempeño.

La delgada “hoja” está hecha de silicio, material altamente resistente, por lo que las fricciones -acumuladas a lo largo de los años- no afectarán su desempeño.

La hoja -fabricada en silicio- es el elemento clave del Echappement Constant, la visión de su vibración fue privilegiada al momento de elegir la frecuencia: 3 Hz (21,600 alternancias por hora) para su correcta operación. Sin embargo, el futuro permanece abierto y se han realizado pruebas a diferentes frecuencias, pero aquí no se trata de desafiar la alta frecuencia, sino de garantizar la precisión de una pieza mecánica.

 

Así se ve el sistema de escape constante de Girard-Perregaux, fueron necesarios 5 años para su desarrollo.

Así se ve el sistema de escape constante de Girard-Perregaux, fueron necesarios 5 años para su desarrollo.

Las dos ruedas de escape no se parecen a la que caracteriza al tradicional escape de áncora, la rueda tiene 3 dientes para una frecuencia de 3 Hz y tendría que emplear 4 para una de 4 Hz. Dicho movimiento fue diseñado para una autonomía de varios días con una indicación de reserva de marcha en la carátula, que a su vez exhibe la eficiencia de la pieza y el mecanismo en general.

 

Toda la parte inferior del reloj está reservada al escape constante, hacia el cual convergen las miradas y que ocupa brillantemente el primer plano, latiendo a la frecuencia de 3 hz o 21.600 alternancias por hora. Bajo el cristal de zafiro con tratamiento antirreflejos, se ven también los tres puentes emblemáticos de Girard-Perregaux que cumplen su papel estructural en una disposición original. Este calibre de cuerda manual sólo tiene 8 mm de espesor, mientras que la caja que lo aloja tiene 14,63 mm. El fondo de zafiro abierto, y asegurado por 6 tornillos, permite admirar, bajo otro ángulo, la extraordinaria construcción tridimensional de un movimiento de excepción. Con una pulsera de piel de aligátor cosida a mano y un cierre desplegable, el modelo será propuesto en una edición no limitada, dentro de la colección Alta Relojería de Girard-Perregaux.

Toda la parte inferior del reloj está reservada al escape constante, hacia el cual convergen las miradas y que ocupa brillantemente el primer plano, latiendo a la frecuencia de 3 hz o 21.600 alternancias por hora. Bajo el cristal de zafiro con tratamiento antirreflejos, se ven también los tres puentes emblemáticos de Girard-Perregaux que cumplen su papel estructural en una disposición original. Este calibre de cuerda manual sólo tiene 8 mm de espesor, mientras que la caja que lo aloja tiene 14,63 mm. El fondo de zafiro abierto, y asegurado por 6 tornillos, permite admirar, bajo otro ángulo, la extraordinaria construcción tridimensional de un movimiento de excepción. Con una pulsera de piel de aligátor cosida a mano y un cierre desplegable, el modelo será propuesto en una edición no limitada, dentro de la colección Alta Relojería de Girard-Perregaux.

 

Modelo de lanzamiento

El primer modelo de escape de fuerza constante destaca por presentar un diseño que conjuga la técnica mediante una estética contemporánea. La caja -fabricada en oro blanco- de 48 mm ofrece también una perfecta visibilidad del sistema de escape, al tiempo que presenta la indicación confiable de las horas y los minutos a través de una sub-carátula descentrada a las 12 h para así brindar espacio al indicador de reserva de marcha en posición de las 9 horas.

Referencia: 93500-53-131-BA6C / Movimiento: mecánico de cuerda manual / Calibre: G-P MVT-009100-0007 / Frecuencia: 21,600 a/h / Reserva de marcha: una semana / Funciones: horas, minutos y segundero central con indicador de reserve de marcha lineal en posición de las 9 h / Caja: 48 mm de oro blanco / Cristal: zafiro abombado y zafiro de fondo cerrado por 6 tornillos / Corona: oro blanco / Carátula: plateada graneada con apliques rodiados / Agujas: tipo Dauphine / Correa: alligator negra / Hermeticidad: 30 metros.

Referencia: 93500-53-131-BA6C / Movimiento: mecánico de cuerda manual / Calibre: G-P MVT-009100-0007 / Frecuencia: 21,600 a/h / Reserva de marcha: una semana / Funciones: horas, minutos y segundero central con indicador de reserve de marcha lineal en posición de las 9 h / Caja: 48 mm de oro blanco / Cristal: zafiro abombado y zafiro de fondo cerrado por 6 tornillos / Corona: oro blanco / Carátula: plateada graneada con apliques rodiados / Agujas: tipo Dauphine / Correa: alligator negra / Hermeticidad: 30 metros.

 

 

 

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

No Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: