s

Girard-Perregaux²… 1966 Dual Time

GIRARD PERREGAUXDe las complicaciones relojeras, la que realmente facilita la vida y las actividades del ser humano es el GMT, UTC o Dual Time, ya que debido a los continuos viajes inherentes a la globalización, ligadas a las distintas posiciones de la Tierra (rotación y traslación), nos sugieren encontrarnos en dos sitios de manera simultánea.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Piense entonces en un viaje trasatlántico que deberá completar a fin de cerrar el GIRARD PERREGAUXnegocio de su empresa, pero ahora piense en su familia, en quienes esperan una llamada de usted a fin de saber que se encuentra bien y hacerle ver que le extrañan. Así es la vida, una dualidad continua de actividades, de personalidades y de prácticas: personal y profesional.

Girard-Perregaux determinó en 1966 un sinnúmero de avances a su relojería y, posterior a ello nombró bajo este número a una colección totalmente atemporal, elegante y funcional, capaz de albergar un sinnúmero de calibres y prestaciones relojeras al servicio de quien adquiere un GP 1966.

Este año la marca con sede en La Chaux -de- Fonds presenta un instrumento dotado de un calibre in-house capaz de medir las longitudes de la Tierra. Horas y minutos parten desde el centro al igual que la aguja de los segundos, mientras que una manecilla con coloración roja exhibirá el tiempo local o “home time” mediante su recorrido, indicando la hora gracias a una graduación de 24 horas al interior de la carátula. Finalmente, el fechador aparece a las 6 horas, emulando a los emblemáticos relojes de bolsillo y cuidando la estética sobria del conjunto.

Este Dual Time completa la línea de relojes para viajero de la colección WW.TC, y se ofrece en dos configuración de 40 mm de diámetro: caja de oro rosa con carátula blanca o antracita. Su motor latirá a una frecuencia de 4 Hz durante no menos de 46 horas, mientras que se abrazará a la muñeca mediante una correa de piel de aligátor color marrón con hebilla de oro de 18 quilates.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: