Fuera de este mundo: Ulysse Nardin Executive Skeleton Tourbillon Hyperspace

El emblemático Executive Skeleton Tourbillon Hyperspace está atracando en Cannes y la experiencia de la alfombra roja. Ello gracias a que Ulysse Nardin y el Festival de Cine de Cannes se han unido para encender una nueva chispa de arte, belleza y excelencia.

La alianza es obvia, y consta en que el quehacer relojero y el crear una película tienen mucho en común. Muchos ingredientes, manos expertas y pensamiento innovador se unen para crear un todo perfecto. Los editores y los actores tienen papeles clave en la creación de una película, al igual que los artistas y pintores trabajan dentro de sus especialidades en la realización del Executive Skeleton Tourbillon Hyperspace. No hay una fórmula para hacer arte, pero cuando los engranajes se juntan y las luces se apagan, la perfección se revela y la experiencia es mágica.

Inspirado en el Falcon Millennium pilotado por Han Solo y Chewbacca, el Hyperspace tiene el mismo efecto de choque en el espectador que la legendaria saga de Star Wars; en ambos casos, el factor “Freak Me Out” es explosivo, dos luminarias que llevan el rendimiento y la estética a nuevas alturas, gracias a que la perfección está en los detalles. La pintura fina de micro-pintura y miniaturización que se ha practicado durante años en Ulysse Nardin es una obra de arte que solo se puede ver a través de un microscopio.

También te puede interesar   Laurent Perves asegura un futuro brillante para Vacheron Constantin

La explosión de color en el rectángulo ejecutivo ha sido pintada a mano utilizando un pincel del ancho de una sola pestaña, creando la ilusión de velocidad aerodinámica, los colores individuales visibles solo bajo un microscopio. Las combinaciones de colores son infinitas, las posibilidades están limitadas solo por tu imaginación.

Este 2018 el Executive Skeleton Tourbillon Hyperspace se conecta con la tradición de Cannes, que muestra formas de cine desconocidas para el público hasta este momento. La pieza se extiende hasta los 45 mm y hará su debut debutará en la Croisette. Hecho de titanio ultraligero, el tourbillon volante de silicio posee una reserva de marcha de 7 días y cada reloj tiene una personalidad tan individual a la par de su propietario.

También te puede interesar   Bvlgari, tradición en constante evolución

El diseño incluye una pieza de arte junto con los números romanos de gran tamaño, marcadores tipo y puente rectangular. El dominio del Executive Skeleton Tourbillon es inspirador, te atreves a soñar que lo imposible puede ser posible y que, un día después, esos sueños se convertirán en tu realidad.

El movimiento late a 2.5 Hz– durante 170 horas de autonomía con la precisión garantizada por un tourbillon hecho de silicio completamente visible a la altura de las 6 horas, toda vez que el cristal principal y su fondo han sido desarrollados en zafiro, logrando un espectáculo visual producto del trabajo del esqueletado en el movimiento.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: