Felix Baumgartner, el “académico” de Zenith

ZENITHNo era para menos, y es que cuando uno de los héroes contemporáneos más importantes en la faz de la Tierra logra ZENITHacelerar su cuerpo hasta romper la barrera del sonido, “no es para menos” que reciba un homenaje por parte de la marca que estuvo con él antes, durante y después del salto más rápido de la humanidad….

Zenith ha cultivado una relación desafiante con Felix Baumgartner gracias no solo al reto Red Bull Stratos de hace un par de años, sino que desde su fundación hace casi 150 años, se ha ligado con los pioneros del aire, ya sea ayudados de un aeroplano o solo de sus músculos y valor, como en el caso del austriaco. Tanto Georges Favre-Jacot, como Baumgartner están cortados por la misma tijera, ambos han realizado un trabajo gracias a una misma filosofía y basándose en los desafíos más audaces, por lo que para este año Zenith ha destinado inmortalizar al especialista en base jumping en su pieza más exclusiva y revolucionaria: Academy Christophe Colomb.

La pieza Christophe Colomb Homenaje a Felix Baumgartner se destaca a primera vista del resto de la colección ZENITHZenith gracias a sus rasgos excepcionales de identidad: la carátula ilustra la hazaña de Felix Baumgartner y el entorno privilegiado que observaba justo al momento de saltar, detalles que se lograron por medio de las decoraciones originales y materiales inusuales.

Zenith ha logrado rendir un homenaje mediante a su pieza más exquisita, que desafía a la gravedad tal como lo hiciera Felix en el 2012. En su carátula se logra admirar la figura de Baumgartner posesionada en oro blanco en punto de las 3 horas, mientras que la reserva de marcha permanece indicada en esta zona, a las 12 h admiramos las horas y los minutos, al tiempo que vemos el detalle de un tiempo transcurrido que parte de cero y hasta los 4 minutos y 20 segundos, en señal del tiempo que duró la caída hasta pisar tierra firme. Finalmente, en punto de las 6 el espectacular giroscopio eriza la piel de los amantes a la alta relojería, mientras que los devotos del detalle artesanal cumplirán sus más profundas exigencias cuando se enteren que la carátula está fabricada de venturina, una de las piedras más raras del planeta, que con su color turquesa ejemplifican la tonalidad de la Tierra vista desde la estratósfera.

Finalmente, al anverso podremos admirar un grabado con la silueta de Baumgartner en punto de las 12 h, la cápsula de salto a las 9 y la Tierra a las 3 horas, motivos que estarán rodeados de las inscripciones grabadas alusivas a los récords: “The highest 38,969.4 m = 127,852.4 feet / The fastest 1,357.6 km/h = 843.6 mph / The longest 4min 20s Freefall”, así como la leyenda “Forty-Five (45) Jewels” que indica los 45 rubíes utilizados en el movimiento de manufactura, y la inscripción “Zenith Manufacture Le Locle”.

Felicidades a Zenith, que no se olvida de sus héroes, como tampoco deberá hacerlo la humanidad…

 

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: