El sonido de Ulysse Nardin, Imperial Blue…

El azul es el sonido de Ulysse Nardin, Manufactura que se ha ligado a la alta complicación desde sus inicios, pero que incursionara en los temas de la sonería y alta relojería astronómica a partir de la gestión y compra de Rolf Schnyder en ULYSSE NARDIN2011, quien adquiriera la compañía en 1983 y desarrollara la marca al grado tal de construir el primer reloj con tecnología de silicio para el escape (Freak en el 2001), además de una Trilogía del Tiempo compuesta por: Planetarium Copernicus, Astrolabium Galileo Galilei y Tellurium Johannes Keppler,y presentara el primer calibre totalmente in-house de la nueva era, el 160, para celebrar 160 años de la Casa. Asimismo, Schnyder entregó colaboraciones relojeras de la más alta talla: se trabajó con Giulio Papi para el Hourstriker San Marco, con Ludwig Oechslin para el Freak y muchas innovaciones más apoyadas por Mr. Silicio: Pierre Gygax, material que detonara el crecimiento e importancia de “La Pequeña” Ulysse Nardin como líder en innovación y creatividad relojera.

Sonido Imperial

Asimismo, con Christophe Claret ha colaborado para los repetidores autómatas, y en el caso específico de la pieza que abordaremos, una obra maestra de la ingeniería, la mecánica, la belleza y la música, pues se trata de una de las complicaciones y complejidades más elevadas de la horología: grande sonnerie-sonería con carillon Westminster, producto del diestro Claret en colaboración con el equipo de Ulysse Nardin, quienes desde Le Locle buscaron darle nuevas transparencias al sonido y teñir las notas de azul gracias a una platina transparente de cristal de zafiro y a un puente azulado del mismo material, que además suspenden a un torbellino volante en punto de las 6 h, al tiempo que sus dos martillos y cuatro diferentes timbres que tocan las horas, los cuartos y minutos de manera armoniosa, percibidos al oído en: Mi, Do, Re, Sol.

ULYSSE NARDIN IMPERIAL BLUE.

ULYSSE NARDIN IMPERIAL BLUE.

Al interior de una caja de oro blanco de 46 mm de diámetro, late el calibre UN-970 desarrollado para Ulysse Nardin, mismo que posee 84 joyas, puentes y platina hechos en cristal de zafiro, por lo que su desarrollo llevó cinco años aproximadamente, al tiempo que el movimiento continuará su marcha durante no menos de 50 horas.

Finalmente, y mencionando un poquito de la historia de esta complicación, la reina de todas, debemos mencionar que la Grande Sonnerie comenzó a utilizarse en el año 1300 en relojes monumentales, al menos 100 años antes que las manecillas aparecieran en las carátulas de los relojes, y con siglos de ventaja a la aparición del reloj de bolsillo y la miniaturización. Esta función se utilizaba en las poblaciones, a fin de que a distancia se pudieran escuchar, por lo que la incorporación a un guardatiempo de estas dimensiones sugiere todo un reto, y más cuando se trata de realizar parte del movimiento en cristal de zafiro, aplausos para Ulysse Nardin, la “pequeña” gigante relojera…

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: