El mundo en la muñeca: Montblanc 4810 Orbis Terrarum

Cual si estuvieras mirando a la Tierra desde el espacio, Montblanc lanza un nuevo Orbis Terrarum, que responde a los términos del latín “Planeta” “Tierra” “Mundo”, y cuya carátula desvela una apariencia que nos recuerda el sitio en el que vivimos visto desde el Polo Norte (en nuestro caso).

La complicación de manufactura (módulo de horas mundiales) desarrollado por la Casa, facilita la visualización de los 24 husos horarios principales del planeta y el ajuste del tiempo: para la hora local habrá que posicionarse frente al triángulo rojo (6h) a partir de los saltos que brinda su pulsador situado a las 8 horas, mientras que las horas y los minutos serán modificados a partir de la corona, pero siempre estarán vinculados con el día/noche y la indicación de las 24 zonas horarias.

Montblanc-Orbis-Terrarum-2016-115071_Front115071_Mood_black

Es decir: al viajar a otra ciudad/zona horaria, la nueva ciudad de destino deberá estar alineada a las 6 horas, ajuste sucedido mediante la manipulación del pulsador a las 8 horas, que modifica aguja de horas, continentes, las ciudades, el disco de día/noche y las 24 zonas horarias al unísono. Así, la aguja de las horas sigue su paso sin afectar la precisión de la manecilla de minutos. Posterior al ajuste, hora local y los 24 husos horarios estarán sincronizados.

Estéticamente la pieza se presenta en una caja –de 43 mm– de acero inoxidable, al interior late el calibre MB 29.20 de remonte automático con 42 horas de autonomía a 4 Hz, visible en el reverso de la pieza gracias a una apertura de cristal de zafiro. La carátula está hecha de cristal zafiro, pero muestra cualquiera de los dos hemisferios y las 24 zonas horarias coincidentes. Se abraza a la muñeca gracias a una correa de piel de caimán color negro, y a su triple cierre desplegable.

Montblanc-Orbis-Terrarum-2016-115071_Front

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: