El león anda suelto… y Chronoswiss también

CSirius-Lion-EditionLa horología de Chronoswiss no solamente exhibe un sentido de independencia y manufactura excepcional, sino también de compromiso con la gente, con un estilo de vivir y con una comunicación totalmente abierta a quien desee conocer su espíritu. Así pues tras nueve meses de renovación y reestructuración con miras a entregar un nuevo complejo en el corazón –literalmente– de Lucerna, Suiza, Chronoswiss presenta su edificación al servicio de quien quiera ingresar a sus instalaciones y conocer el arte que mueve a la casa relojera fundada por Mr. Gerd Rüdiger Lang y gestionada hoy, y hacia futuro por Mr. Oliver Ebstein, propietario y CEO de la marca, y amigo de esta redacción.

Así pues, para conmemorar la apertura del complejo, se ha presentado una edición especial de la colección Sirius, la cual lleva por nombre: Lion, y se produce en una cantidad limitadísima de piezas, lo queSirius-Lion-Edition la convierte de manera inmediata en una muy cotizada por los coleccionistas, sean exclusivos o no de la marca.

¿Por qué el león? 

Como símbolo de la ciudad de Lucerna, su espíritu de protección y fiereza, cautivan a quienes visitan dicho sitio, asimismo, Chronoswiss se presenta en la calle Löwenstrasse número 16, o calle del león, por lo que la conexión es innegable y digna de exhibirse mediante un esmalte iridiscente.

La pieza presenta una estética de 40 mm de diámetro –dos configuraciones– por 8.55 de perfil, y se encuentra animada por el calibre C.281 de cuerda automática de manufactura, que latirá por al menos 42 horas a una frecuencia de 4 Hz con precisión, tanta como la que le otorga una espiral Nivarox I, ligada a un volante Glucydur de tres brazos y, todo ello protegido por un sistema Incabloc para la absorción de los impactos. Finalmente, y al darle la vuelta a la pieza podremos admirar un rotor esqueletado con motivos Côtes de Genève, lo que nos invita a vivir la relojería como se debe: mecánicamente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

No Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: