El lado oscuro de JEANRICHARD

PR-Neroscope-bajaEl negro siempre será el negro; excelente para combinar, elegante, deportivo, clásico, contemporáneo y futurista a la vez, los relojes negros son una tendencia de la relojería de los últimos años, no obstante, cada configuración debe responder a una filosofía de diseño y a un espíritu de producto, lo cual nos lleva a pensar que tratándose de Jeanrichard, esa meta será fácil de alcanzar, pero la casa relojera volvió a superar nuestras expectativas.

Pudiese haber tratado la caja con un material menos exclusivo, tal como el PVD, no obstante el acero fue cubierto de DLC (Diamond Like Carbon), difícil de manipular y mucho más costoso que el anteriormente citado –”¿Para qué?”–, se preguntarán, pues para verse excelente en todo momento, sin importar el paso del tiempo ni las inclemencias del clima. La caja y el movimiento obedecen un tipo de construcción patentado por Jeanrichard, fácil de mantener, ensamblar y sumamente confiable, mientras que su movimiento modular (JR66) es extremadamente preciso. De éste sí podemos decir que se trata de un “caballo negro”, de batalla, pero al mismo tiempo de manufactura y alta tecnología relojera.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Neroscope es el vehículo adecuado para viajar en la muñeca de los pilotos y la gente que admira las hazañas de quienes pueden volar, pero también resulta el reloj esencial de la gente que busca un look sin ataduras y estética “all black” con embrague deportivo capaz de mantener su funcionamiento durante 42 horas a una frecuencia de 4 Hz.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: