El cronógrafo de los pilotos, Navitimer 1884 de Breitling

La aviación comercial surge del espíritu pionero que el hombre sintió por querer volar, por imitar el comportamiento de las aves y rebasar las fronteras que su anatomía le concedía.

Breitling no solamente ha desarrollado relojes enfocados a la precisión del tiempo, sino verdaderos instrumentos para profesionales, destinados a simplificar la vida de un piloto en pleno vuelo.

Esta pieza presenta una exhibición de la regla de cálculo y adiciona la indicación de la fecha por aguja, mientras que una doble apertura en la carátula presenta el día y el mes en el que se vive. En este año, Breitling la revitaliza con una estética ennegrecida de gran impacto. Su diseño es masculino y potente, mientras que las funciones que entrega son realmente útiles y de fácil manipulación, todas ellas gracias a la alimentación energética del calibre Breitling 21 con Certificación COSC.

La Edición limitada se presenta en tamaño de 46 mm y será producida en 1884, mismo año del nacimiento de la marca, se abraza al pulso gracias a una correa de piel de cocodrilo, caucho o brazalete metálico.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: