Cuatro décadas de velocidad y precisión BR 126 Renault Sport 40 aniversario

Para celebrar el 40 aniversario de Renault en la Fórmula 1, Bell & Ross ha diseñado un modelo inspirado en el primer monoplaza de Renault desde 1977: el R.S.01.

Bell & Ross es Socio Oficial del equipo Renault Sport Formula One ™ desde su regreso a Fórmula Uno el año pasado; empero, esta cooperación no se limita a una simple estrategia de marketing, sino a una hermandad que tiene como misión colaborar de manera activa en cada competencia.

Este reloj es una invitación a portar el Nomex® y a pisar el acelerador. No se trata de desarrollar un instrumento exclusivo para ver el tiempo, sino de formar parte de su vida diaria y convertirse en el aliado perfecto de la precisión.

Este modelo vintage nos sumerge en el mundo de la competencia durante las primeras carreras de Fórmula 1. La caja de acero inoxidable se extiende hasta los 41 mm y está embellecida con un tratamiento satinado que luce espectacular. Asimismo, la carátula hace referencia a los colores de Renault Sport Formula OneTeam.

Es evidente que hablamos de un cronógrafo, pues en las competencias de velocidad cada segundo cuenta. Es así que a la altura de las 9 y 3 h, observaremos un contador de minutos y un pequeño segundero embellecidos por el detalle de uno de los emblemas más recordados de Renault y su papel como constructor: el original de 1977 ajustado a las 6 horas. El diseño y los códigos de color de este reloj excepcional garantizan una lectura precisa y rápida del tiempo. Mientras que en el interior vibrará el calibre mecánico automático BR-CAL.301, dotado de función cronógrafo y de una autonomía de 42 horas de reserva de marcha, latiendo a una frecuencia de 28,800 alternancias por hora.

Esta Edición Limitada a 170 piezas simboliza el número de victorias de Renault en la Máxima Categoría, y seducirá a los amantes de las sensaciones extremas.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: