“Como México no hay dos”: Eric Loth, CEO de Graham

Eric Loth

“Amo este país; sin duda su cultura, la pasión que exhiben por cada actividad que realizan, sus costumbres, tradiciones e historias son fuente de inspiración para la realización de proyectos, tanto personales como profesionales…”: Eric Loth, CEO de Graham.

Sus palabras y su mirada concuerdan, hablan de una idea sensata a partir del espíritu de este país, que le ha llenado de experiencias inolvidables como el asistir a Baja California y recorrer su geografía en un vehículo de competencia, o admirar el Mar de Cortés, sus especies y su naturaleza. Sin duda Eric cuenta con un amplio conocimiento de la República, y es debido a ello que ha decidido rendir un homenaje en calidad de pieza única destinada a los mexicanos.

Hablar con él resulta fascinante, pues platica de manera amena, tranquila y bien entendida cuando el tema se refiere a México, conoce mejor que cualquier otro directivo la idiosincracia de su pueblo, y es por ello que dentro de sus planes podría visualizarse en una construcción nada ostentosa muy cerca del mar. Eric Loth viaja al menos dos veces por año a nuestro país, pero no solamente lo hace para apuntalar el negocio, tratar con el cliente y conocer puntos de venta, sino que además toma tiempo de conocer la cultura y experimentar emociones tan llenas de espíritu como las inherentes a la competencia de motor Baja 1000.

Posterior a una plática entre “paisanos”, Eric Loth descubrió una pieza sumamente interesante: un Tourbillon Orrery, también GRAHAMconocido como planetario, artilugio que fuera firmado por George Graham en 1713, año al que sumados otros 100 nos trasladaría al movimiento independentista del cual José María Morelos y Pavón formó parte activa. El 6 de noviembre de 1813, los Diputados del Congreso de Anáhuac, convocados por Morelos en la ciudad de Oaxaca, firmaron el Acta Solemne de la Declaración de Independencia de la América Septentrional. Un acta que recupera los principales pronunciamientos políticos contenidos en Sentimientos de la Nación, documento leído por José María Morelos y Pavón el 14 de septiembre ante los diputados de las provincias liberadas del sur de Nueva España.

Es así que la relación exhibe 100 años de separación entre la creación de George Graham y el suceso mexicano que daría forma a México como nación, asimismo, 200 años más tarde, Graham recuperaría la visión de su fundador para desarrollar un homenaje al planetario de “Honest George”, y trasladarlo al siglo XXI garantizando un periodo de 300 años de continua precisión en el movimiento real de Marte, la Tierra y la Luna…

“Realizamos una pieza y la conectamos con el pueblo mexicano gracias a la liga natural que me surgió al estudiar la Independencia de México. Es importante recordar a la gente la importancia que tiene esta fecha, y qué mejor manera de hacerlo que presentar el modelo más complicado creado por Graham en colaboración con Christophe Claret, quien tuvo a bien realizar 20 movimientos planetarios para nuestro Geo Graham Tourbillon Orrery”, menciona Loth durante la entrevista.

Watches World: ¿Cuál es su relación con Mr. Claret?

Eric Loth: Excelente, si bien trabajamos en directo, llevamos diez años participando en común. Sentimos una profunda admiración el uno por el otro, y su equipo trabaja muy bien con su equipo. La idea original de hacer un Orrery fue inspiración mía, hicimos los primeros cálculos para saber si era posible, y posteriormente nos reunimos con su equipo. A ellos les pareció sensacional y comenzamos a trabajar inmediatamente. Es un mecanismo que exhibe el tiempo como realmente es, es un verdadero indicador del tiempo.

GRAHAM

Geo. Graham Tourbillon Orrery México // Movimiento: mecánico manual con tourbillon Calibre: G1800 de alta precisión desarrollado por Christophe Claret en exclusiva para Graham / decoración de alta relojería con Côtes de Genève y sistema Incabloc de resistencia a los golpes / 2 barriletes Joyas: 35 rubíes Frecuencia: 3 Hz – 21,600 a/h Reserva de marcha: 72 h Funciones: horas y minutos, tourbillon y planetario de 100 años, correctores de la Luna, la Tierra y Marte al anverso junto con contador de años Caja: 45 X 17.6 mm de oro rosa de 18 quilates / Cristal: zafiro abombado por ambos lados Carátula: negra con la exhibición del planetario y un tourbillon de 60 segundos en punto de las 4 h, cuya jaula está hecha de oro rosa y grabada a mano en forma de águila devorando a una serpiente; tres escalas para la indicación del calendario gregoriano, el Zodiaco y el tiempo; agujas caladas y descentradas en oro rosa de 18 quilates con tratamiento luminiscente Correa: piel de cocodrilo color café Hermeticidad: 50 metros.

WW: ¿Cuánto tiempo duró la construcción de la pieza?

E.L: En términos mecánicos del movimiento fueron aproximadamente cinco años de desarrollo, no obstante la parte artesanal en una edición pieza única como ésta, tomó varios meses de labor en el grabado del águila devorando una serpiente, símbolo del Escudo Nacional y de la imagen que determinara la fundación de Tenochtitlán, que además fue utilizada por el ejército comandado por Morelos. Esta escultura de oro rosa sólido – gravado– protege al torbellino que rota a una vuelta por minuto. Asimismo, las agujas de las horas y minutos están caladas y surgen desde el borde de la tapa, que se utilizaba en los primeros mecanismos de este tipo durante el siglo XIX. La pieza está gravada en español y su manipulación se efectúa mediante dos correctores: uno para Marte (una corrección cada 23.5 años), otro para la Tierra (cada 1156) y otro para la Luna (7.5 años), todos estos Astros giran en torno al torbellino y así podemos determinar no solo las horas y minutos, sino el Sistema Solar que nos conforma. Finalmente, para recordar cuándo se debe realizar el ajuste, debemos dar vuelta a la pieza, aquí encontraremos una graduación que funge como libro y nos indicará el tiempo justo para manipular el reloj. Asimismo, la pieza integra dos diferentes fondos, con graduación efectiva para cumplir su función los próximos 300 años.

WW: ¿Qué nos puede mencionar del cliente mexicano y qué podemos esperar para los siguientes años?

E.L: Es nuestro público más fiel en Latinoamérica, y me parece que también se conforma de manera independiente. No es el típico mercado latinoamericano, cuentan con su propia personalidad. Tenemos un excelente socio comercial, por lo que hemos arrancado muy fuerte en este país debido al tipo de proyectos que emprendemos, de carácter y potencia masculina.

 

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: