Chronoswiss Flying Regulator Open Gear

Chronoswiss es una firma con la máxima legitimidad en cuestión mecánica y estética de la horología suiza, y cuando hablamos de relojes regulador es, esencialmente, la más diestra en la materia.

Hace unos meses entrevistamos a Mr. Oliver Ebstein, CEO de Chronoswiss, quien nos adelantó que este año se centrarían en un objetivo: el regulador, y todo ello en el marco del 35 aniversario de la marca.

Chronoswiss Flying Regulator Open Gear 

Un regulador es un reloj que depende de manecillas independientes de minutos y horas. Los reguladores se han creado para ser relojes de precisión, como instrumentos de referencia de tiempo utilizados en los talleres de relojeros, colocados de modo que puedan ser vistos por todos los relojeros, para que puedan regular los relojes. La idea era que, al dividir las indicaciones, los relojeros tenían una visión más clara sobre la indicación más importante en tales operaciones: los minutos.

Chronoswiss se ha convertido en uno de los líderes en el uso de dicha ejecución, que ahora es el sello distintivo de sus colecciones. Para el Flying Regulator Open Gear, la marca quería que el mecanismo fuera visible, por lo que la carátula del reloj se constituye de diferentes capas a fin de que se puedan ver los diferentes módulos y puentes de la rueda del tren de engranajes esqueletados. Estos se mueven sobre cuatro rodamientos de rubí, generando la menor fricción posible.

Los puentes que sostienen las ruedas reciben un cuidado minucioso de Alta Relojería: ángulos pulidos y superficies grané que además se fijan a la carátula mediante tornillos térmicamente azulados. En la parte superior del dial hay dos anillos flotantes para hacer que el Chronoswiss Flying Regulator Open Gear luzca excepcional. La pieza sse presenta en una caja de 41 mm de acero inoxidable con carátula galvanizada en color negro, azul, plata; y en caja de oro rosa de 18 quilates con una carátula plateada.

Animados todos por el calibre C.99 de carga automática, que vibrará durante 42 horas de autonomía.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: