Carrera Panamericana 2014, el TAG de los pilotos

TAG HeuerLa palabra turbo comienza con la letra “t”, y también TAG, es por ello que la marca con sede en La Chaux -de- Fonds no necesita explicación alguna para ligarse directamente con el deporte motor, y mucho menos con “la carrera más peligrosa del planeta”, como era conocida la temida Panamericana de los años 50, puesto a que gracias a una plática sostenida entre Jack Heuer y la madre de los célebres Pedro y Ricardo Rodríguez, el nombre del primer cronógrafo destinado a pilotos TAG Heuer TAG Heuer profesionales habría de llamarse así: CARRERA.

Rindiendo homenaje a dos leyendas del volante, pero también a una larga lista de competidores de la Panamericana como Juan Manuel Fangio, TAG Heuer México impulsa la realización de la edición número XXVII de la Carrera Panamericana, misma que habrá de coronar al piloto más osado en una competición del tipo legendaria.

Asimismo, TAG Heuer ha destinado una Edición Especial limitada a 300 ejemplares, que partió de la esencia misma de la prueba de motor, y de agallas. El calibre 8 cuenta con indicación de segundo huso horario mediante una subcarátula en posición de las 6 h que señalará mediante dos manecillas las horas y minutos secundarios. GMT, una de las complicaciones más buscadas por los pilotos en la actualidad, pues con un simple golpe de vista a la carátula se podrá saber el tiempo exacto en el lugar donde se corre, y la hora correspondiente a su hogar. Imagínese a Jenson Button llamando a casa (Inglaterra) cuando se encuentra compitiendo en Singapur…

TAG Heuer

Finalmente usted podrá optar por la edición Carrera Panamericana 2014 con brazalete de acero inoxidable, a juego con la caja, o por la pieza que se abraza a la muñeca mediante un “cinturón de seguridad” de piel de cocodrilo color negro, limitados a 200 y 100 ejemplares respectivamente.

TAG Heuer jamás pierde una Carrera…

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: