Carrera Heuer – 02T, cronógrafo COSC y torbellino volante

No cabe duda que TAG Heuer quiere “romper el mercado”, positivamente hablando; no basta enfocarse en la nueva era de la relojería conectada y formar parte de ella en colaboración con dos titanes de la tecnología, sino en exprimir su departamento de R&D de cara al desarrollo de complicaciones accesibles para el público.

HEUER_02-Baja-1

Si bien no es la primera ocasión que TAG Heuer lanza un tourbillon, anteriormente Jean-Christophe Babin/Guy Sémon desarrollaron el MikrotourbillonS en 2012, sí es la primera vez que lo ofrece con certificación *COSC (Contrôle Officiel Suisse des Chronomètres) y lo pone al del público de manera tan masiva como su agresivo precio así lo determine: ¡15,000 francos suizos!

Verticalización aplicada 

Sabíamos que la era de Jean-Claude Biver tendría cambios drásticos y su visión a futuro incluiría la presentación de una gran cantidad de productos, pero no teníamos idea de cómo iba a hacer posible un giro tan dramático en menos de dos años de gestión. La respuesta está en la redirección que le solicita a las empresas y equipo que gestiona.

*Calibre CH-80 / Heuer-02T

Desvelado en 2014, constituía el movimiento sobre el cual basarían su estrategia de verticalización de cara a los siguientes años, no obstante se hizo presa de la incertidumbre tras el cambio de dirección en la Casa, hasta hoy…

…Basados en esta tecnología, los ingenieros y maestros relojeros de la Swiss Avant-Garde, tomaron la estructura de éste como base y lograron incluirle un torbellino volante hecho de titanio y carbón en un diámetro de 32 mm, posibilitando guardar los tamaños de la –modular– caja Carrera y minimizando el consumo energético.

Capítulo 2 / 02T

El nombre lo dice todo, y hace alusión al segundo episodio de la era nueva Carrera, ya que la caja está conformada por 12 elementos base –hechos de titanio– y ofrece enormes ventajas tanto de personalización como de eficiencia en la línea de producción. El Carrera Heuer 01, presentado en Baselworld 2015, determinó la nueva nomenclatura de la Casa, reemplazando el nombre “1887”, por Calibre Heuer 01, liberando 50 horas de autonomía para el movimiento de cronógrafo automático con rueda de pilares y rotor personalizables. Este nuevo episodio con torbellino hace uso del movimiento base CH-80 (antes 1969), producto de la inversión de 40 millones de francos suizos en las instalaciones de Chevenez, Suiza, cuyo nuevo edificio también requirió de una profusa inyección de capital. La mayor particularidad de este “motor” era su entrega de energía, liberando 80 horas de autonomía a 4 Hz gracias a un solo barrilete.

Esta última particularidad se refleja en la alimentación de un tourbillon volante de construcción ligera inspirado en el desarrollo del torbellino del Monaco V4, logrando hasta 65 horas de autonomía gracias a una carga automática. La creación y montaje del tourbillon son ejecutados a mano en los talleres de TAG Heuer por cuatro relojeros expertos, destaca la espiral del órgano regulador encargada a Atokalpa. Tanto el rotor como la rueda de pilares han sido teñidos en color negro, haciendo juego con los puentes del cronógrafo.

Bienvenida la mecánica

¿Para qué esconder la belleza del movimiento? Si bien no se trata de un calibre esqueletado, la carátula deja admirar la complejidad de la pieza, al tiempo que posibilita la perfecta visibilidad de los totalizadores del cronógrafo, el segundero pequeño al interior del tourbillon y el accionamiento del crono. Las agujas están recubiertas con tratamiento SuperLuminova®.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Precios y versiones

El primer torbellino volante con cronógrafo y certificación COSC de TAG Heuer se ofrecerá por debajo de lo 15,000 francos suizos (273,000 pesos al tipo de cambio de hoy), mientras que la versión conocida como Black Phantom será limitada y numerada a 250 ejemplares y se ofrecerá a un precio sugerido de 19,900 francos suizos.

*Cada reloj tiene que someterse a un protocolo que implica un total de 21 días de pruebas. Cada movimiento está certificada por el organismo independiente de pruebas, COSC, lo que garantiza que el cronómetro cumple con los más altos estándares de precisión y cumple un rating de precisión de -4+6 segundos de desviación diaria. 

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

No Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: