Buceo a 1500 m, cortesía de Breitling

Uno de los deportes acuáticos más hermosos y demandantes debía servir de inspiración para una de las casas relojeras especialistas en equipar la muñeca de los profesionales del buceo con un nuevo nivel de tecnología y prestaciones al servicio de dicha disciplina: Breitling.

Superocean 42

Superocean 42 / Movimiento: mecánico automático / Calibre: Breitling 17 / Frecuencia: 28,800 a/h / Reserva de marcha: 40 h / Caja: acero de 42 mm / Cristal: Zafiro por ambos lados / Hermeticidad: 1500 m / Edición limitada a 2000 ejemplares.

La manufactura reinterpreta al Superocean 42 mm, mediante un diseño práctico y vanguardista, además de proveerlo de certificado COSC regido por la normativa internacional, y brindarle un nivel de hermeticidad superior al de la mayoría de los relojes de su tipo, estamos hablando de ¡1500 metros! Su caja robusta de acero –de 42 mm de diamentro–, así como un bisel giratorio unidireccional con perfil acanalado que va recubierto con un sobremoldeado de caucho y el material luminiscente para sus agujas e indices, reafirman el comprimiso de la marca con la funcionalidad de un instrumento ideado para garantizar su funcionamiento a pesar de las condiciones adversas inherentes a la práctica del buceo.

La disponibilidad de colores y materiales contrastados con el acero de la caja y los terminados de la misma, confieren a la pieza un aspecto único, deportivo y elegante. Asimismo la elegancia e innovación tecnológica de Breitling dan vida a este nuevo reloj, pensado en las necesidades de los hombres que practican con pasión uno de los deportes acuáticos más extremos, ya que para la practica de esta disciplina se requiere de un instrumento preciso que se convierta en un aliado al momento de iniciar su travesía al fondo del océano.

Disponible en: Berger Joyeros, Masters (Plaza Carso), Liverpool (Perisur, Satélite, Interlomas e Insurgentes), así como en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

No Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: