Breva Speedometer, Génie 03

BREVA La espera terminó para quienes sienten una pasión desmedida por los instrumentos de la ginebrina Breva, que nace como la solución a las mediciones atmosféricas olvidadas por la mecánica. Sí, aquellas funciones barométricas que ya no son cuantificables por un guardatiempo debido a la introducción de tecnologías, las cuales facilitan la vida, pero no brindan ese espíritu científico pionero que Breva se dispuso a recuperar. Así nace su Génie 03, que propone un movimiento desarrollado por la misma Casa ginebrina, el primero en la historia de la compañía fundada en 2013 en cuanto a planos y diseño. Anteriormente había echado mano de la genialidad de Jean-François Mojon y Chronode. Asimismo patenta una solución que se sitúa en la misma caja, pero con nula incidencia en el mecanismo. Se trata de un dispositivo patentado que se libera a partir de la corona y y un pulsador, y que se erigirá 6 mm por encima del cristal de zafiro protector de la carátula, lo que posibilita dejar al descubierto las esferas realizadas en una aleación especial y altamente resistente, que al girar debido a la velocidad del viento que les empuja, generan cierta fuerza de movimiento que será leída por una manecilla y entregada al usuario en km/h o millas por hora.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El dispositivo es efectivo desde los 20-200 km/h o desde las 10 a las 125 mph. Así pues, Breva desarrolla una caja  en titanio G5 de 44.70 mm que alberga tanto al calibre de la pieza, BRE03.001, como al “velocímetro” instantáneo patentado de la marca. Finalmente destacamos las informaciones posibles debido a esta nueva creación: horas, minutos, segundos e indicación de reserva de marcha, de hasta 60 horas, así como el acelerómetro. ¿Su precio? El más “agresivo” hasta la fecha por parte de la Casa: 48,600 francos suizos, pero apúrese, solo hay 55 piezas.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: