Breguet Classique Extra-plat Tourbillon Automatique

BREGUETEl ultraplanismo en la construcción relojera se entiende realmente cuando se trata de dominar, y es que a pesar de que la horología guarda similitudes extraordinarias con la mecánica y la arquitectura, el universo concedido por una caja de 42 mm de diámetro y apenas 7 mm de espesor ya es una tarea difícil si se quiere indicar el paso del tiempo de manera Classique Tourbillon extra-plat automatique 5377PT soldatmecánica, pero lo es más cuando se quiere incorporar un torbellino y obtener la carga de manera autónoma.

La reinterpretación del famoso tourbillon patentado en 1801 por Abraham-Louis Breguet ha decidido hacer uso de las tecnologías más novedosas de la relojería contemporánea: se trata de un reloj que incorpora uno de los movimientos mejor desarrollados y arropados de la industria, tourbillon, silicio para el escape y espiral y, por si esto no fuera suficiente, una patente de barrilete “high-energy” que lo hará trabajar a 4 Hz durante 90 horas, cuando menos, que carga de manera bidireccional gracias a un rotor oscilante de platino.

Classique Extra-plat Tourbillon Automatique de Breguet, está animado por Movimiento mecánico automático extra-plano con tourbillon  Calibre: 581DR, que late a una frecuencia de 4 Hz y presenta una amplísima reserva de marcha de hasta 90 horas. Este reloj extraplano excepcional contiene una de las invenciones relojeras más espectaculares. Presenta un tourbillon descentrado, que dispone de una jaula de titanio, cuya realización ha sido objeto de varias patentes. Asimismo, para garantizar un grosor de movimiento de 3mm y una caja de 7mm, Breguet ha creado una masa oscilante de platino situada alrededor del calibre que gira en ambos sentidos. Esta proeza técnica convierte a la referencia 5377 en el tourbillon automático más fino del mundo.

Breguet Classique Tourbillon Extra-Plat Automatique

Breguet Classique Tourbillon Extra-Plat Automatique

Finalmente, la estética de la pieza exhibe un detalle magnífico para la carátula que cuenta con cuatro tipos de decoraciones guilloché realizados a mano cuya factura artesanal y excelente acabado garantizan el respeto por las tradiciones relojeras. El disco de las horas y de los minutos se encuentra así realzado por una decoración tipo clavos de París, mientras que el borde luce un motivo grano de cebada, el indicador de reserva de marcha, situado a las 8 horas y media, presenta una decoración guilloché chevron, y un guilloché orla, que delimita cada elemento. Para proporcionar un punto de fijación a la mirada con respecto a las agujas, un zafiro azul corona el puente de tourbillon en su centro. Sumamente elegante, este nuevo Classique Grande Complication Tourbillon Extra-plat automatique es un producto puramente Breguet, que combina con gran sutileza la estética intemporal y la vanguardia tecnológica.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: