Breguet Classique 7147, lo clásico vence al paso del tiempo

Y es que usted no compra un tuxedo de colores para celebrar su matrimonio, o al menos no si lo que desea es que las emblemáticas fotografías del evento luzcan elegantes para siempre… Lo mismo sucede con la compra de la Alta Relojería. Existen ejemplos de horología deportiva, arriesgada e insurrecta; no obstante, lo clásico permanece.

Es el caso del nuevo Classique 7147, que continúa siendo una de las piezas históricas de la Casa. Dotada de clasicismo y tradición incomparable, esta referencia presenta todos los perfeccionamientos que conforman la identidad de la Manufactura desde 1775.

Al igual que las piezas de la época, la carátula de este nuevo modelo está realizada en esmalte grandfeu, ejemplo del arte relojero por excelencia, lo cual se logra tras minuciosos procesos que van desde la purificación del polvo de esmalte vitrificado, hasta los procesos de horneado que fijarán el color a la base metálica.

Esta técnica del esmaltado comenzó a aplicarse ampliamente en la relojería hasta el Renacimiento, debido a su extrema complejidad. La mezcla vítrea incolora está compuesta de ácido silícico, borato de sodio, nitro y minio. Mientras que para lograr coloración, se requiere añadir óxidos metálicos. Posteriormente la mezcla se reduce a polvo y luego se humidifica con el fin de obtener una pasta: la barbotina. Ésta se va aplicando sucesivamente por capas sobre una arandela metálica y se va introduciendo en un horno a más de 800 grados. El proceso termina cuando el dial adquiere una blancura y textura relucientes.

Tras este proceso continúa el calcado de los números Breguet, que han sido estilizados, son legibles y avalan el inestimable legado relojero de quienes tuvieron la suerte de recibir una pieza desarrollada por Abraham-Louis Breguet en persona. Adicionalmente las tradicionales agujas Breguet, con una pommeé vidée descentrada en acero azulado, marcan las horas y los minutos.

La lectura se completa gracias a un pequeño segundero que se ubica en punto de las 5 h, ejecutando su camino de manera discreta. Asimismo, se hace patente el esplendor de este Classique 7147 a la vista de su movimiento, bajo el fondo de zafiro en el que se combina la decoración en Côtes de Genève y guilloché con el motivo Clous de Paris. El calibre es un movimiento ultraplano mecánico de remonte automático 502.3SD. Sus dimensiones no superan los 2.4 mm de diámetro y posee escape de áncora en línea invertida con cuernos y espiral de silicio.

En cuestión de dimensiones, la caja de oro blanco de 18 quilates se “expresa” hasta los 40 mm de diámetro, mientras que asas soldadas con barritas atornilladas continúan en una correa de piel de aligátor con hebilla a juego. Esta referencia también puede ser solicitada en oro rosa.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: