BR 03 AeroGT – del automóvil a la muñeca

Este 2016, Bell & Ross presenta un automotor conceptual que lleva por nombre AeroGT, y que se inspira en las líneas de un gran turismo italiano de competencia de los años 50. Sus características esenciales son: 1.10 m de alto, diseño aerodinámico 4.7 metros de longitud, carrocería desafiante llena de ángulos dramáticos y propulsión a base de turbinas supersónicas derivadas de la aviación. Asimismo cuenta con un difusor y alerón trasero como parte del equipo de la carrocería. Asimismo, producto de este bólido espectacular se presenta un par de relojes:

Bell-Ross-Aero-GT-2016-

BR 03-94 AeroGT 

La pieza desafía la lógica de la precisión y el diseño gracias a un atrevido looksupersónico que está propulsado por un mecanismo de cronógrafo de remonte automático. Así, horas, minutos, segundos (12 h), gran fecha y crono con toalizadores a las 6 y a las 9 horas, estarán siempre a demanda con un vistazo a la muñeca. Construida en una caja de acero satinado y pulido que se extiende hasta los 42 mm de diámetro, la referencia luce una carátula esqueletada presenta índices aplicados y tratamiento luminiscente para las agujas de las horas y minutos. Finalmente se abraza a la muñeca mediante una correa de cuero y material sintético con pespuntes en rojo, y es hermética hasta los 100 metros de profundidad.

BR-03-94-AeroGT

 

BR 03-92 AeroGT 

Espectacular, su estética futurista está apegada 100% a un modelo concepto, pero al interior late un motor calibre BR-CAL.318 de remonte mecánico automático, cuyo trabajo permite la visualización de las horas, minutos y segundos. En cuanto al chasis, hablamos de una caja de 42 mm de diámetro hecha de acero inoxidable con tratamiento satinado, mientras que su cristal de zafiro, en comunión con la carátula esqueletada, hacen evidente su acento mecánico. Hermético hasta los 100 metros, se ajustará a su pulso gracias a una correa de piel de becerro perforada y acentuada por costuras rojas que contrastan con el color negro.

BR-03-92-AeroGT

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: