Blancpain y la complejidad de un “simple” day-date…

No puede haber una manera sencilla de construir algo simple, ¿correcto? El minimalismo y el buen gusto nacen, y es un privilegio de pocos, de aquellos que pueden aterrizarlo en piezas de relojería en cuyo interior “vibran” calibres con incontables piezas móviles mecánicas.

Sin embargo, Blancpain lleva desarrollando relojes de exquisita mecánica y bella estética desde 1735, año de su fundación y el inicio de la relojería tradicional en Suiza. Sí, Blancpain es la Casa más antigua en el arte de hacer relojes con el sello de Helvetia.

Por primera vez Blancpain presenta un día y fecha

En efecto, y contrario a lo que generalmente sucede en la industria, en donde muchas firmas adquieren calibres de otra empresa que se dedica a esto. La capacidad de Blancpain para desarrollar y fabricar sus propios movimientos le confiere una total libertad de creación que había sido destinada a las piezas mecánicas que exhibían mayor complicación técnica.

Sin embargo, gracias a este saber hacer, la marca presenta una complicación relojera que indica el día de la semana y la fecha, una función práctica y elegante a la vez. Con ella, este reloj permite a su propietario consultar de un simple vistazo toda la información que ofrece la carátula. El nuevo modelo luce una caja de acero de 40 mm de diámetro, que funge de escenario para que una carátula blanca mate despliegue todo su esplendor gracias a un par de agujas esqueletadas.

La indicación del segundero pequeño se encuentra a la altura de las 6 h, como dictan los cánones, mientras que la del día de la semana y la fecha son visibles a través de una ventanilla situada a la altura de las 3 horas. El cambio del día se efectúa de manera automática y el de la fecha de forma semiautomática.

Corazón mecánico

El calibre mecánico automático 1160D de 275 piezas, vibrará con gran precisión durante –no menos– de 72 horas de autonomía a 4 Hz. En su interior vibra un volante glucidur provisto de tornillos de regulación hechos de oro, en sintonía con la máxima relojería tradicional. Sin embargo, la espiral está desarrollada en silicio, un material revolucionario para la industria relojera en los últimos años, gracias a que entrega prestaciones excepcionales frente a su contraparte de aleación de metales. Para empezar, su baja densidad lo hace más ligero, por lo tanto, es más resistente a los golpes. Básicamente es amagnético, por lo que usted podrá disfrutar de su precisión en todo momento. Por último, la espiral se beneficia de una geometría casi perfecta que mejora el isocronismo del movimiento y, por consiguiente, la precisión del reloj. Blancpain le ha dotado de un fondo de cristal de zafiro que permite admirar la masa oscilante construida en oro amarillo, a fin de cumplir el papel de contrapeso para un remonte rápido y eficiente. Este rotor luce acabados refinados y una decoración tipo nido de abeja.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: