Blancpain “L-evolution” del Tourbillon Carrousel

Para poder equiparar esta situación con el amplio mundo de los autos, imagínese un Lamborghini “una bestia automotriz sumamente veloz”, su motor V12 con 75% de torque desde las 3,000 revoluciones por minuto y su poderosa tracción, que lo situará lejos de su vista en menos tiempo del que necesita para leer la palabra velocidad…

…Ahora a esa máquina de poder, vístala con su configuración deportiva favorita. Y es que gracias a la pasión racing de Marc Hayek, Presidente y CEO de Blancpain, la marca se ha extendido con piezas más deportivas y dinámicas, para así poder alcanzar a un mayor grupo de consumidores.

BLANCPAIN

L-evolution Tourbillon Carrousel es el resultado de la unión de estos dos mundos plagados de piezas mecánicas, engranes, motores, tornillos, pero sobre todo, de artesanía y savoir-faire.

La Casa relojera más antigua −fundada en 1735−, hace dos años se atrevió a hacer lo que nadie antes había realizado, unir dos de las complicaciones más espectaculares y difíciles de dominar: el torbellino y el carrusel bajo el calibre manual 2322, en donde las dos jaulas independientes (tourbillon a las 12 h y carrusel a las 6 h, ambos volantes) están unidas a través de un engranaje diferencial que transmite el promedio de marcha de los dos reguladores a la vista de las horas.

BLANCPAIN

Este año se refresca y renueva, presentándonos el calibre 2322V2, una versión simplificada de la edición ya dominada por la Manufactura desvelada en 2013. Ahora cuenta con 35.3 mm de diámetro y 5.05 mm de grosor, 350 componentes y 70 rubíes, otorgándonos 168 horas de reserva de marcha. Pero no solo eso, estimado lector, ahora se ve realzado por una exquisita caja deportiva con una estética muy peculiar gracias al bisel especial, la forma de los dígitos y los índices aplicados, así como al diseño asimétrico de los puentes y la platina. Las jaulas del tourbillon y carrusel han sido elevadas para lograr que sobresalgan aún más. Para darle una sensación de profundidad, se ha calado el movimiento y estructurado en diferentes niveles, y también se han utilizado tornillos con forma hexagonal, combinando así con su estética deportiva y aportando una sensación de fortaleza. Esta edición estará limitada a 50 piezas.

–Selection 2015: dualidad de complicaciones ligadas a través de un engranaje diferencial: tourbillon y carrousel volantes con jaulas independientes; el tratamiento calado del calibre realza la espectacularidad y complejidad de la pieza; autonomía superior: 7 días/168 horas. 

Acerca de 

La alta relojería solo se entiende a partir de la pasión, entrega, creatividad y el esfuerzo del artesano y su industria, por ello la considero una obra de arte.

No Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: