Bell & Ross encuentra a su media naranja: rotores y motores

El segundo capítulo “automotriz” producto de la visión de Bruno Belamich, Director Creativo de la Casa de relojería, nos entrega una versión superdeportiva de su BR 03-94 AéroGT, que incluye la palabra Orange en alusión al color del auto en el que se inspira y que ha sido utilizado también en diferentes aspectos de la pieza relojera.

¿Qué es AeroGT?

Posee las líneas de un gran turismo italiano de competencia de los años 50, pero con un halo futurista que roba miradas. Lo podemos comparar un poco con Aston Martin Vulcan, presentado hace un par de años. Sus características esenciales son: 1.10 m de alto, diseño aerodinámico de 4.7 metros de longitud, carrocería desafiante llena de ángulos dramáticos y propulsión a base de turbinas supersónicas derivadas de la aviación.

Un difusor y alerón trasero cobran vida en la carrocería, lo que sugiere un sueño espectacular que quizá no esté tan lejano de convertirse en realidad.

El año pasado, Bell & Ross desveló este vehículo y un par de relojes en sintonía, para este 2017 contamos con el cronógrafo mecánico de remonte automático BR 03-94 AéroGT Orange como única referencia, y destinada a producirse en Edición Limitada a 500 ejemplares.

Del reloj podemos decir que “monta” un calibre BR-CAL.319 que, en este caso cumple las funciones de un motor ingresado a un bólido de capacidades dinámicas. La caja, carrocería, está desarrollada en 42 mm de extensión y utiliza el acero y el cristal de zafiro para dar resguardo a la mecánica.

Finalmente, la carátula esqueletada cuenta con índices aplicados metálicos recubiertos de SuperLuminova®, y el conjunto se abraza al pulso mediante una correa de piel de becerro negra perforada con ribete naranja y tela sintética a juego con el color general de la pieza, que se puede encontrar en los puentes del mecanismo e incluso en un anillo interno color naranja, graduado con escala taquimétrica.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: