Bathyscaphe, inmersión a la evolución

Es natural que la casa más antigua en la concepción suiza de Alta Relojería posea –también– el privilegio de ser considerada la generadora del primer reloj de buceo profesional en la historia, el Fifty Fathoms de 1953.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En aquel entonces, las características de dicho modelo añadían un nivel de hermeticidad extremo (50 brazas/91 m), profundidad máxima que –en la década de los 50– los buzos eran capaces de alcanzar. Jean-Jaques Fiechter, apasionado del submarinismo decidió equipar a dicho instrumento con un número importante de características que, de acuerdo a la normativa  implantada en 1996 para los relojes de buceo, se adecuaba prácticamente en su totalidad a dicha legalidad, es decir ¡40 años después!

  • –  SEGURIDAD: un aro de bloqueo con referencias horarias que permite saber la hora de inmersión y la reserva de aire disponible: primera patente para el Fifty Fathoms.
  • –  FIABILIDAD: gran hermeticidad, hasta cerca de 100 metros. Con el fin de garantizar una mayor impermeabilidad de la caja, Blancpain desarrolla un sistema de dobles juntas tóricas en la corona: segunda patente registrada por Blancpain para su reloj de buceo.
  • –  ROBUSTEZ: carga automática para reducir la necesidad de desatornillar la corona y evitar el riesgo de desgaste, que puede ser importante, en el sistema de hermeticidad de la corona.
  • –  LEGIBILIDAD: una esfera negra con indicadores luminiscentes evidentes, completamente integrada en una caja grande.
  • –  ANTIMAGNETISMO: una protección indispensable para los relojes de buceo. 

Posterior a dicha introducción, quisiera compartirles un salto a la evolución del reloj de buceo: Fifty Fathoms Bathyscaphe.

Un instrumento ideal para la práctica del submarinismo y actividades acuáticas, que evoluciona para ofrecerte específicamente lo necesario, no más, no menos, es decir: bisel unidireccional con sistema de seguridad; escala de medida concebida en Liquidmetal®, que junto a la cerámica garantizan la lectura y permanencia de la graduación debido a la composición química de la aleación, que además evitará cualquier deformación como resultado de los golpes o manipulación por causa de los agentes externos abrasivos; hermeticidad garantizada hasta por 300 metros; cristal de zafiro (por ambos lados) resistente a golpes y ralladuras; espiral de silicio antimagnética, que previene los efectos negativos del isocronismo y garantiza la frecuencia de 28,800 a/h con el paso del tiempo; pastilla luminiscente para sus indicadores y manecillas; caja de acero cepillado de perfil delgado, cómodo y ligero; finalmente, una correa realizada en NATO provista de tres presillas, que ofrecen un altísimo nivel de seguridad y adaptabilidad a la muñeca inclusive si coloca al Blancpain Bathyscaphe por encima del traje de neopreno.

Un último detalle, también está disponible en versión femenina:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: