Aniversario perfecto / Patek Philippe Grandmaster Chime

PATEK PHILIPPE GRANDMASTER CHIMEPATEK PHILIPPEJusto cuando piensas en una dirección editorial de lo que crees que será la pieza que conmemore los 175 años de historia que este año celebra la Manufactura Patek Philippe, la vida te sorprende, la humildad de los Stern se hace presente y su estilo te empuja a vivir una ceremonia clásica, elegante, pero sin duda ¡Espectacular!

Emocionante hasta las fibras más sensibles, así describo la experiencia para cada uno de los 300 periodistas que tuvimos el honor de estar presentes. Y es que aplaudimos de pie a la magna presentación porque era la única manera de hacerlo, la inolvidable muestra de potencia, discreción y liderazgo de Patek Philippe tuvieron lugar desde la dirección ubicada en Chemin du Pont-du-Centenaire 141 en Plan -les- Ouates, sí, los Stern nos abrieron las puertas de su Casa, e ingresamos a sus instalaciones aperturadas en 1996 por indicaciones de Philippe, quien posterior a una impecable presentación de la historia de la casa, tomó el micrófono para recordar los momentos más importantes de la que naciera –como empresa– en 1839 en Quai des Berges gracias a la visión de Antoine Norbert y, posteriormente sumada al expertise relojero de Adrien Philippe, genios financiero y relojero respectivamente. 

Fue entonces que la filosofía más importante de Patek Philippe se consolidaría a través de generaciones, respetándola a cada paso para construir los mecanismos más finos de relojería de la historia. Y hablando de historia, habremos de recordar que las celebraciones anteriores se suscitaron gracias a las presentaciones de relojería fuera de todos alcances, recordemos el Star Caliber con 21 complicaciones, pero también al Calibre 89 con 33 “funciones”, máxima complicación jamás creada hasta la fecha, mientras que el Sky Moon Tourbillon también hizo su trabajo tras presentar una hechura astronómica realmente sorprendente. Es decir, podemos resumir que Patek Philippe ostenta el título de dominador en alta complicación, y así debía responder ante sus 175 años…

La respuesta a qué reloj habían de presentar comenzó a gestarse 10 años atrás, justo cuando Philippe Stern envió un brief –a su departamento de alta complicación– que especificaba que habría de construirse una pieza compacta para portar en la muñeca, ser mucho más delgado que el Star Caliber y que además debía repicar como ningún otro Grande Sonnerie en la historia de la relojería. Thierry Stern, agradeció a su padre por la introducción y por la confianza que deposita en él para llevar a Patek Philippe a un futuro brillante.

“Muchas veces ustedes, la prensa, nos ha preguntado con respecto a los valores de la marca, y siempre he comentado que la respuesta es muy sencilla, se trata de ser justos, honestos, trabajadores, lógicos, pensar a futuro y jamás obedecer a ajustarnos a pensamientos de corto plazo. Pienso que en Patek Philippe actuamos de esta forma y bajo este concepto que no es únicamente familiar. Déjenme expresarlo de otra manera, la familia Patek Philippe está formada por más de 2000 personas, obedece a una motivación de equipo que trabaja siempre junto tratando de resolver siempre la misma pregunta –¿Cómo podemos hacerlo mejor?–”: Thierry Stern, Patek Philippe President.

Tarea difícil ¿no es así? 

Hace siete años que s e comenzó a desarrollar este proyecto, un reloj de bolsillo que se llevaría 5 años de trabajo en investigación y dos más de producción. El resultado fue excepcional, ya que incluye 6 patentes: mecanismo de alarma para las horas, aislación de la gran sonería en modo silencio, selección de modo sonería, repetición de la fecha, caja de reloj de pulsera reversible, mecanismo para la indicación del año sobre cuatro dígitos, y si añadimos que lo más importante de la pieza se lleva a cabo gracias a un diferencial que bloquea la promoción de la energía para la utilización de la grande sonnerie (repetición de minutos y la alarma), y la repetición de la fecha, a fin de no alterar ninguno de los sistema, en cuanto a la alteración el uno del otro.

Pero eso no es todo, apenas estamos comenzando, pues el motor que da vida a esta pieza es 5 veces más pequeño que el Star Caliber del 2000 (creado para el nuevo milenio), cuenta con 20 complicaciones y con 1366 componentes al interior de un espacio mínimo: 47 mm de diámetro para la caja. Una obra maestra de la micromecánica que viene a posicionarse como el amo y señor de la sonería, una disciplina que Patek Philippe ha dominado desde hace varios años. La tarea creativa de todo el equipo que forma parte de Patek Philippe fue igualmente extensa, incluso de quienes se dedicaron a labrar la impresionante caja de la pieza de oro rosa, cuyo patrón de laureles no hace más que evidenciar su grandeza, o para el departamento de diseño, que debió coronar lo que el calibre 300 ejecuta en su interior, los más intrincados procedimientos sin error alguno, una y otra vez.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A esta pieza le dan vida cuatro barriletes, es decir: dos barriletes dobles montados uno sobre otro, por lo que la entrega 30 horas de autonomía para las gestiones de la sonería y no roba recursos a las 72 horas –garantizadas– destinadas a indicaciones las horas locales y segundo huso horario, calendario perpetuo instantáneo, indicación día y noche, día, mes, fecha, ciclo de años bisiestos, indicación del año con cuatro discos para el mismo número de dígitos, indicación de 24 horas con minutos, fases de luna e indicación de posición de la corona, funcionalidades que complementan a la gran sonería, pequeña sonería, repetición de minutos, indicador del tipo de sonería (S, P, G), repetición de la fecha, reserva de marcha para el movimiento y para la sonería.

Ahora bien, ahondaremos mucho más a profundidad en esta pieza en nuestras siguientes plataformas, no obstante quisimos invitarle a descubrir que realmente se ha cumplido con las expectativas de la prensa, pero son más importantes las que tiene Patek Philippe respecto a su relojería, siendo siempre exigentes, precisos y cuestionándose a cada paso el cómo hacer una pieza digna de su historia, que –nuevamente– eleva el listón en un tipo de complicación que jamás se había conseguido, y que lleva por nombre Grandmaster Chime Ref. 5175.

Finalmente, y como lo ha comentado Thierry Stern, el aniversario no consta de una sola pieza, sino de 10 relojes que representan la complicación de un movimiento y los alcances de la casa, pero también la belleza de la artesanía, la creatividad en la mecánica y la simplicidad de un horas y minutos. Descubriremos un Chiming Jump Hour Ref. 5275P cuya particularidad es el brinco del segundero, de la aguja de los minutos y de las horas, repicando a cada salto de estas últimas, asimismo se presentaron diferentes versiones para el Multi-Scale Chronograph, que además de cronógrafo cuenta con indicación de pulsómetro y taquímetro. Existen versiones femenina y masculina en oro blanco, rosa y platino (5 en total), pero además tres World Time Moon, de excepcional desarrollo y exclusiva creación para este aniversario.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Descubre además las piezas que se presentaron como ediciones especiales y únicas, gracias a su labor artesanal, todo ello desarrollado por la manufactura como parte de su tradición Rare Handcrafts, en donde el cloisonné, miniatura, grabado y otras disciplinas ponen a prueba el dominio de las técnicas por parte de Patek Philippe.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

No Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: