Lange a la literatura, homenaje a su fundador

Las grandes historias deben de vivir al interior de documentos históricos, mismos que recordarán la importancia de sucesos y de personas a lo largo de la historia.

De poco sirve desarrollar algún invento, componer una pieza musical, escribir un libro o fundar una empresa si esto no se comunica, razón por la cual las artes hacen uso de algunas otras para compartir el mensaje maestro de sus generadores.

A. LANGE SOHNE

En el caso particular de la relojería, A. Lange & Söhne posee una historia magnífica, tanto que parece haber sido escrita por un novelista de la época, y así Christoph Scheuring, periodista y escritor residido en Hamburgo publica, en su más reciente novela, particularidades de la infancia de Ferdinand Adolph Lange, fundador de la Manufactura de Sajonia que en 2016 habría cumplido 201 años de edad.

Signs of the times

La novela se centra en la descripción biográfica de Lange, en sus orígenes poco afortunados, y en el talento que desde muy pequeño mostró por las matemáticas, las soluciones mecánicas y la concepción del tiempo. Fue Johann Christian Friedrich Gutkaes, relojero de la corte, quien lo impulsó a desarrollar sus habilidades encausadas a la construcción de guardatiempos. La obra, que será publicada por Hoffmann & Campe este 18 de enero, describe los inicios de la industria en la Sajonia de 1800, poniendo atención a las corrientes filosóficas, la agitación social y a la visión general de la gente en aquella primera mitad del siglo XIX.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sin duda será una lectura apasionante sobre las personas detrás de una Casa relojera, y nos reforzará la historia que da origen a los pilares de excelencia con los que se conduce la marca, fundamentados, producto de la gran voluntad de Ferdinand Adolph Lange por desarrollar las ciencias y la artesanía incorporando a la población de Glashütte.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: